sábado, 7 de junio de 2014

NO SON LO MISMO

"Un solo enemigo puede hacer más daño que el bien que pueden hacer diez amigos juntos."

Es que son la misma cosa.
Será votar por el menos peor.
Yo no voy a votar.
Yo no quiero más guerra.
Volver a la época de terror es algo que yo no quiero.

Son muchas las frases y los argumentos que hoy esgrimen los colombianos para decir que las dos formulas presidenciales son lo mismo. Con el artículo de hoy pretendo darles herramientas que  permitan dilucidar y aclarar ideas para concretar que la opción presidencial que representa Óscar Iván Zuluaga es la única y verdadera opción que puede salvar a Colombia.

Hablemos de Juan Manuel Santos. Hijo de una de las familias más poderosas e influyentes de Bogotá. Los dueños, en ese entonces, del diario El Tiempo. Y hoy de la revista Semana. Es economista.  Su tío abuelo, Eduardo Santos fue Presidente de la República también (1938 - 1942). Ha sido casado dos veces. De su primer matrimonio no tuvo hijos. Y del segundo y actual tiene tres hijos. Empieza su vida política siendo Ministro de Comercio Exterior en el gobierno de César Gaviria. En una carta en 1997, bajo el gobierno de Ernesto Samper propone una  Zona de distensión. En el año  2000 es nombrado Ministro de Hacienda en el gobierno de Andrés Pastrana. En el 2005 ayuda a formar el partido de la U, para aglutinar todas las fuerzas Uribistas y llevar a Álvaro Uribe Vélez a su segundo mandato en el 2006. Desde el 2006 hasta el 2009 es Ministro de Defensa; siendo en éste gobierno dónde la guerrilla sufre sus más duros golpes. Se presenta a la presidencia para el 2010 y con todo el andamiaje Uribista queda elegido por más de nueve millones de votos.

Ahora hablemos de Óscar Iván Zuluaga. Hijo de una familia tradicional de Pensilvania (Caldas) Casado, tiene tres hijos. Empieza su vida política, colaborando en la campaña de Álvaro Gómez Hurtado en 1974. Su primer cargo público es como concejal de Pensilvania en 1988 y es elegido alcalde de su mismo pueblo natal en 1990. Senador en el 2002 y Ministro de Hacienda en el Gobierno de Álvaro Uribe desde el 2006 hasta el 2009. Fue escogido en esa oportunidad como el mejor Ministro de su cartera en América Latina.

Dos biografías muy diferentes que contrastan y forman dos liderazgos diferentes. Ambos ministros de Uribe. Pero el primero lo traicionó , el segundo no. Sobre aquellos que dicen que Zuluaga puede traicionar a Uribe, les comparto este video Óscar Ivan no se tuerce


Yo voté por Santos como lo hicimos más de nueve millones de colombianos. Voté por él; porque personificaba los ideales que admiraba del gobierno de Uribe. Es decir, mayor seguridad, mano dura contra la guerrilla, respaldo a nuestras fuerzas militares y dignidad del país a nivel internacional. Trataré de ser conciso con lo que sucedió después de su elección. 

Las relaciones de Colombia con sus vecinos Ecuador y Venezuela no eran buenas debido a que ambos países se constituyeron en guaridas que refugiaban a los cabecillas de las farc; tanto así que la operación Fenix que da de baja al delincuente  Raúl Reyes se realiza en territorio ecuatoriano. Colombia era el páís que no había caído en las garras del castrismo. Bajo esa influencia ya estaban Venezuela (quien fue la base de lanzamiento que aprovecharon los Castro conociendo las ansias de poder del difunto Chavez),  Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina y Nicaragua. Lo primero que hace Santos es formalizar las relaciones con esos dos países que antes mencioné.. El 20 de Agosto de 2012, Uribe denuncia que Santos negocia con las farc, clandestinamente en Cuba. La presión es tan grande que Santos tiene que reconocerlo y se formaliza la mesa de conversación de La Habana. Del circo que significa para mi esa mesa hablé en el artículo 22 x 15 x número de sinvergüenzas.
El país que recibió Santos de Uribe es totalmente diferente a lo que vivimos hoy. Las farc estaban acorraladas, al borde de su extinción; el eln estaba desaparecido...  (así que los que me dicen que la batalla contra los terroristas será eterna; tienen muy flaca memoria); se podía circular por todas las carreteras del territorio nacional y el comercio, la inversión extranjera y el turismo volvieron al país. Hoy, desafortunadamente, no pudimos volver a salir por nuestras carreteras, mueren asesinados por la guerrilla policías y militares, se han ido multinacionales y la inversión extranjera y el turismo se estancaron.

Santos promete el gobierno de la paz. Para hoy anunció que vendrán noticias maravillosas, desde la mesa de Cuba, para las víctimas. SANTOS MIENTE. Su famoso proceso de paz no se ha visto. Lleva cuatro años y no lo ha hecho. ¿Cómo quiere que le creamos ahora? Van tres acuerdos de los cinco establecidos en la agenda y el  pueblo colombiano NO CONOCE NADA. A esperas de un plebiscito que nos pregunten cuando termine ese proceso si vamos a querer la paz... claro que la querremos; quien va a decir que no. Ese plebiscito no nos preguntará punto por punto que pensamos de lo allá acordado. La guerrilla hace y deshace en Cuba y Colombia. En Cuba pasean, están todos los cabecillas que iban a ser capturados por la fuerza pública; han manifestado abiertamente que no entregarán las armas (entonces, ¿para que diablos están en conversaciones?); en Colombia, pese a estar en una mesa de paz siguen asesinando...un capitán y un patrullero de la policía asesinados, dos niños usados como niños bomba en Tumaco, asesinado un capitán del ejercito cuando estaba realizando acciones humanitarias, asesinados un cabo y tres patrulleros de la policía en Arauca...Ésto en menos de quince días. ¿quieren más?

La realidad que estamos viviendo no es de Santos, tampoco es de las farc. Está maquinada desde Cuba para convertir América Latina en un fortín comunistoide . Empezaron en Venezuela (cuando yo era chiquito, uno de los países más ricos del continente... y Chavez y su influencia castrista dejaron al país en una miseria y un desangre espantoso...en Venezuela hay más soldados cubanos que venezolanos) y seguirán con Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina y ahora Colombia. Somos el plato fuerte que desean los diabólicos hermanos Castro. Y ESO ES LO QUE REALMENTE SE ESTÁ NEGOCIANDO EN LA HABANA.

Ante esa terrible realidad, surge Zuluaga como la tabla de salvación. Propuesta por Uribe. Si, es cierto. Menos mal que la propone Uribe. Porque yo prefiero volver a la seguridad, volver a la dignidad de nuestros militares y policías... así  como lo expuse en mi artículo Una bofetada a nuestros militares y policías. Porque a las farc se les puede derrotar militarmente (ya quedó demostrado). Porque para hablar de paz con los terroristas (acá no hay conflicto armado) no se necesitan despejes como en la época de Pastrana o mesas con todos los gastos pagados en Cuba como ahora. Porque para hablar de paz primero deben mostrar voluntad de paz; dejar las acciones violentas.(Yo no puedo pedirle perdón a alguien por haberlo abofeteado, dándole puñetazos mientras tanto). Porque las condiciones para la paz las debe poner el gobierno institucionalmente formado y no el grupo terrorista y delincuencial.. como está pasando  ahora. Porque a los colombianos no se les puede seguir amedrentando como lo hace iván marquez desde su twitter 

Yo no tengo hijos, tengo sobrinos y por ellos y por mi, no quiero ver lo que sufre Venezuela en mi país. Santos es cómplice de toda esta idea de expansión castrista en América Latina. Yo los invito a que piensen en sus hijos,en sus nietos... HOY ESTÁN ASESINANDO A LOS JÓVENES EN VENEZUELA. Eso pasará en Colombia si votamos a favor de Santos o si votamos en blanco. 

Yo voy a votar por Zuluaga. No por que sea el menos peor. Votaré por él; porque ante la alternativa de escoger el mal o el bien. Yo voto por el bien. Ustedes tendrán más argumentos para votar por el uno o por el otro. Me atacarán por este artículo, me llamarán guerrerista... pero no me van a callar. Yo quiero para las próximas generaciones un país libre. Yo quiero un país donde nuestras fuerzas militares dejen de ser pisoteadas e igualadas a terroristas. Yo quiero un país donde vuelvan las grandes multinacionales y se genere empleo. Yo quiero un país dónde con una jornada educativa de ocho horas, nuestros niños tengan desayuno y almuerzo gratis y se formen ciudadanos de bien. Yo quiero un país donde se logre la paz pero con condiciones y con condiciones puestas por el gobierno no por los delincuentes.

Por eso ya nos quedan solo ocho días... y estaré escribiendo e invitando diariamente desde este blog para que el voto sea por la vida, la educación, la paz y la dignidad de nuestras fuerzas militares y de todos los colombianos... votar en blanco o votar por Santos; no son las opciones coherentes que yo veo... NO ME CREAN TAN AGUACATE