sábado, 31 de mayo de 2014

Una bofetada a nuestros militares y policías.

La ingratitud es la hija de la soberbia.

Uno por desesperación comete muchos errores. Más de los que uno quisiera. Y si está mal asesorado, pues peor. El presidente Santos está desesperado, angustiado y (estoy casi seguro), presionado por una guerrilla que está viendo desde Cuba como se les acaba el circo. Ha tenido muchas, muchísimas salidas en falso en este último mes. Pero su campaña publicitaria sobre "señora, usted prestaría su hijo para la guerra". Se convirtió no solo en un tremendo descache, sino también en una gran afrenta a nuestros militares y policías.


La pregunta del presidente contrasta con el arrojo y valentía de nuestros militares y policías que a esta hora mientras nosotros estamos sentadotes leyendo o escribiendo desde la comodidad de nuestras casas sufren de las inclemencias del clima, del temor, del cansancio y en los últimos tiempos del olvido del Estado que los ve únicamente como carne de cañón.

Yo no fui militar, (ojalá lo hubiera sido). La guerrilla no ha asesinado ningún familiar o amigo que haya sido militar. Pero la campaña publicitaria del presidente deshonra y mancilla una de las instituciones más sagradas que tiene el país. En facebook encontré este video (no se quién lo hizo pero está espectacular).Este video fue el causante que haya cambiado la idea de mi artículo de hoy. Menos mal lo encontré. Aquí se los comparto LA CEREZA DE LA INFAMIA. La concepción es diferente. No es mostrar a nuestros soldados y policías como los malos del paseo. Oiga Santos, los malos son los del otro lado de la contienda, los que Usted tiene paseando en Cuba.

Esos hijos que el presidente dice "prestaría para la guerra"; son los muchachos valerosos, que se acercan todos los días a nuestros campesinos para decirles "señora, usted tranquila que nosotros estamos acá para que su hijo no se lo lleve la guerrilla." Es que ese es el concepto. Nuestros soldados y policías están defendiendo nuestra patria, nuestros bienes, nuestras vidas del ataque dela guerrilla. Santos y sus asesores de publicidad (que parecen ser los creativos de Bob Esponja) están desubicados. Diríamos coloquialmente están MFT (miando fuera del tiesto).

Hacía rato no escribía con tanta rabia como lo estoy haciendo ahora. Santos, la gran mayoría de nuestros soldados y policías son gente humilde. No son como la parodia de lancero que usted nos hizo creer con su hijo cuando estuvo de vacaciones en Tolemaida. Esas familias viven orgullosas de sus hijos y usted pisotea su honra. Bueno, no pisotea, termina de enlodar su imagen con mensajes como éste. En noticias veíamos (ya no vemos porque la mermelada no nos deja) todos los vejámenes, masacres y asesinatos de la guerrilla. ¿Es que el presidente y los que le siguen su idea de paz no se han dado cuenta que los guerrilleros son asesinos sin piedad? (Bueno, tienen a Teodora, Piedad Cordoba, pero eso es otra vaina).

La guerrilla no va a dejar las armas. Ni pendejos que fueran. Las armas, sus masacres, sus asesinatos y la permisividad de este gobierno les devolvieron la vida. No olviden, ya lo había dicho antes. Las farc estaban acorraladas y el eln no existía. Su resurgir se dio por la equivocada política de este gobierno. La guerrilla está fragmentada en su línea de mando. Los comandantes de frentes, los más buscados, están en La Habana y el guerrillero raso se está preguntando que va a pasar con ellos. Las ventajas de ese dichoso plan de paz del gobierno solo será para los cabecillas. Los cabecillas se entregarán pero mandos medios y guerrilleros rasos seguirán. Los que me conocen, saben que soy un tipo católico, pero para acabar la guerrilla no hay otra forma diferente que darles plomo (ya me imagino a más de uno rasgándose las vestiduras y la mano de improperios y ataques que me ganaré por esta afirmación).

No  podemos permitir que al desgaste físico de nuestros héroes sea añadido el desgaste moral de un pueblo que los deja solos. El gobierno ya los dejó. Nuestros militares y policías se la están jugando a toda hora por nosotros.No caigamos en la trampa mediática de la paz con impunidad de Santos. Quedan 15 días para que con nuestro voto a favor de Óscar Iván Zuluaga, se acabe el circo. Con Zuluaga de Presidente aseguramos que quien va a poner las reglas de la paz sea el Gobierno y no como sucede ahora que son las farc. Las farc intentan  intimidarnos con mensajes como el de iván marquez en twitter:


Ese es el tipo de paz que propone la guerrilla. Y desde este pequeño rincón de opinión le digo a este sinvergüenza que no me asusta. Por mi patria y por mi religión católica hasta la vida misma. 

Empecé este artículo con una frase de Cervantes. La soberbia de Santos y las cucarachas que tienen en la cabeza le hacen preguntar a una señora "¿prestaría su hijo para la guerra?". Nuestro amor a la patria y a nuestras fuerzas militares nos hacen agradecer que los soldados y policías lleguen a las zonas mas olvidadas y le digan a otra señora: "señora, usted tranquila que nosotros estamos acá para que a su hijo no se lo lleve la guerrilla."

QUE DIOS PROTEJA, BENDIGA Y GUARDE A NUESTRAS FUERZAS MILITARES...¿darles yo la espalda? NO ME CREAN TAN AGUACATE.