viernes, 30 de mayo de 2014

¿Será que no tienen hijos?

"Vive de tal manera que cuando tus hijos piensen en justicia, cariño e  integridad piensen en ti".
H. Jackson Brown

Tengo que  empezar diciendo que yo no tengo hijos; así que puedo pecar en este artículo de incongruente... pero haré todo el intento para ser objetivo y claro.

La contienda electoral que estamos viviendo tiene un componente muy original este año. Detrás de cada candidato hay dos fuerzas totalmente diferentes. Fuerzas que en elecciones pasadas se veían unidas en todos los candidatos pero que en esta ocasión, no ha sido así. Las dos fuerzas que hago mención son: los medios de comunicación y las redes sociales. Anteriormente ambas compartían, apoyaban, rechazaban a todos los candidatos.



Pero ese modelo cambió. Ahora de un lado está Juan Manuel Santos con su maquinaria política llena de mermelada que atrapó a la gran mayoría de los medios de comunicación para que publiquen solo las cosas buenas de su gobierno y destaquen (o inventen) todos los escándalos posibles en contra de Óscar Iván Zuluaga. Este comportamiento de los medios lo definió Juan Gossain como el MANEJO ASQUEROSO DE LA PRENSA. Ahí les dejo la cátedra que dio este señor a Rodrigo Pardo.

Todos los medios están comprados. Se salvan en televisión: Cable Noticias, NTN24 y CNN en español. Solo uno de ellos emitiendo desde Colombia. Ver noticias en RCN con Vicky Dávila y Rodrigo Pardo  o ver Caracol con Luis Carlos Vélez, María  Lucía Fernández y Jorge Alfredo Vargas...todos a cual mas de enmermelados es un dolor de cabeza y escuchar en radio a Arizmendi es un vomitivo. Son ejemplos muy puntuales pero sabemos que hay muchos más. Ante este gran poder de los medios salen como un  pequeño David al frente del gran Goliat; las redes sociales. No porque las redes sean pequeñas sino por el escaso grupo de colombianos que no nos quedamos callados y protestamos.

La mermelada que llega a estos seudoperiodistas es la misma que se está repartiendo en el Congreso, Cortes y altos rangos civiles, militares y policiales. Por eso es que cuando Santos hace y deshace; nadie saca noticias sobre eso. Seguimos esperando algo sobre los US$12 de los hermanos Comba que debieron parar en el gobierno; de eso no se dice nada: mientras que la famosa noticia infundada del hacker de Zuluaga es de todos los días.

Esta reacción de suma pasividad y silencio de aquellos que acabo de nombrar hacen que surja la pregunta que le da nombre a este artículo:

¿será que no tienen hijos? o también otras preguntas como:

¿será que poco les importa vender su conciencia para tener lujos y prebendas hoy, a cambio de su silencio y su complicidad?

¿será que la mermelada que están recibiendo es tan formidablemente buena que no importa que país le están dejando a sus hijos?

¿será que los hijos de estos personajes, en los próximos años podrán decir que la frase de Jackson con que inicie este articulo, se refiere a sus papás?

 La lucha que estamos teniendo los colombianos de bien que, sigo insistiendo, somos la gran mayoría, es una lucha desigual. El poder de los medios de comunicación es muy amplio y el alcance de las redes sociales (blogs, facebook, twitter) es muy limitado. Sin embargo, hay que morir con las botas puestas. Hay que seguir hablando, moviéndonos, diciéndole a la gente con argumentos las razones por las cuales debemos recuperar la decencia y la honestidad eligiendo en las urnas a Óscar Iván Zuluaga.

El tiempo sigue implacable. Ya son solo 16 días los que quedan. Son mínimo tres personas que debemos llevar para que voten por OIZ...Tenemos que ser contundentes en las urnas porque de no hacerlo la marrulla, el fraude y la mermelada reelegirán a Santos. Esto no es un juego. Nos estamos enfrentando no a la reelección de Santos, que de por sí ya es una execrable y muy mala noticia. Estamos enfrentándonos a dejar entrar el santocastrismo a Colombia. A permitir que ese pensamiento comunistoide arranque de tajo las instituciones militares, a expropiaciones, a desigualdad social... mejor dicho... lo que nos va a pasar es una realidad peor que la de Venezuela (que la siguen viviendo hoy, eso no ha cambiado). Aqui será peor porque tenemos la diabólica presencia de la guerrila.

Vuelvo a preguntar... ¿Será que las Vickys, los Arizmendi y demás, no tienen hijos? ...
 NO ME CREAN TAN AGUACATE