sábado, 11 de octubre de 2014

Si yo lo hice, ¿y qué?

"Al final, no nos acordaremos tanto de las palabras de nuestros enemigos sino del silencio de nuestros amigos."
Martin Luther King

No pasaron ni veinticuatro horas de mi último artículo, para que el presidente Juan Manuel Santos (ya estoy a punto de tratarlo sin tanto respeto) con sus declaraciones hiciera que volviera a escribir.

En el artículo de ayer, titulado Desparpajo, mencionaba que el gobierno reconocía que el bandido de timochenko había ido a Cuba. Pensé que la cosa iba a quedar así; pero cuando vi a Santos con las declaraciones que hizo sobre este asunto. La sangre empezó a hervir.

La foto es real. El texto es real. Esta foto corresponde a la intervención de Santos ayer en el Congreso de Fasecolda en Cartagena y estas fueron sus palabras. Acá no hay caricatura, ni exageración. Esto dijo el presidente de los colombianos.

Hoy tuve la  oportunidad de hablar con una economista amiga y le dije: "ahí está el Santos por quien usted votó. Ahí está su paz." Aquella persona que acérrimamente me atacó por ser enemigo de la paz, guerrerista y calumniador de su presidente, tuvo que quedarse callada. Los antisantistas ya no tenemos que esgrimir argumentos para mostrar la calaña de tipo que está manejando el país; el ya lo está haciendo solito.

Y miremos el giro que ha tenido el tono de Santos. Ya no es el tono conciliador de la paz. Cada día este tipo se parece más a Chavez como lo describí en el artículo del martes 25 de agosto de 2014 titulado: Juan Manuel Chavez Frías. Esta intervención que hace en el Congreso de Fasecolda es intimidante, es agresiva, es dictatorial, es anticonstitucional. Las cuatro características que tenía el difunto que ahora Maduro ve como pajarito. Chavez fue intimidante, agresivo, dictatorial y totalmente anticonstitucional. Y Santos muestra que hará lo mismo. 

Esas frases de Santos: "Y ahora se van a rasgar las vestiduras." y "yo mismo fui quien autorizó a timochenko para que fuera a Cuba y no una, sino dos veces." Se pueden leer entre líneas como: si,  yo lo hice, ¿y qué? ¿qué me van a hacer? Yo interpreté eso del discurso presidencial. Y ésto si que es sumamente grave, triste y desbastador para el país. Santos llega a su primer período presidencial engañándonos a muchos.  Y a su segundo periodo, con trampas, amenazas, compra de votos y aprovechando la ingenuidad de los idiotas que creyeron en su paz. Y ahora en el poder y con cuatro años por delante, tiene el campo libre. La oposición que hace el Centro Democrático en el Congreso de la República y las voces aisladas de civiles que protestamos contra él, no le harán ni cosquillas.

Ahora, hasta los mismos santistas se dan cuenta del enemigo tan grande que tiene la nación. 

El Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, (pobre muñeco de ventrilocuo) afirma el jueves: "timochenko habría ido a La Habana." Y Santos reconoce veinitcuatro horas después que el mismo autorizó esos desplazamientos. Eso no es anecdótico. Muestra una de dos situaciones. ¿O el Ministro es un títere que maneja Santos a su acomodo, haciéndose pasar por el que no sabía la situación? ¿O definitivamente no sabía? Y ésto es de suma gravedad. Los ministros, los más cercanos al presidente, IGNORAN las acciones del mandatario. Dictadura total. 

Santos bien puede salir mañana por televisión, por radio, por prensa, por dónde se le de la gana y decir: para la consecución de la paz, fuera de perdonar a la guerrilla, vamos a darle ésto, esto otro y aquello. ¿es que Chavez no hizo lo mismo? ¿no lo vimos? Chavez empezó callando la oposición, cerrando canales de tv. ¿Acá  no se suspendió de un día para otro, el programa 360 grados que era el único que no le seguía el juego al gobierno? Acá van a pasar cosas muy graves. Los acuerdos de la mesa de Cuba  NO VAN A SER CONSULTADOS CON EL PUEBLO PARA SER APROBADOS. Acuérdense, desde hoy se los estoy vaticinando, y no se necesita ser brujo para hacerlo.


Santos ayer se envalentonó. Nos retó a que nos rasguemos las vestiduras. El tipo está seguro del respaldo de la guerrilla y de la mafia castrochavista. Lo que dijo alguna vez, la vergüenza de Senador que es Bennedetti sobre los enemigos de la paz,va a suceder. Nos van a fusilar.

Hagan maletas los que puedan. Empiecen a contactar a los primos que viven en Canadá, Usa  o Europa y vuélvanse lo más simpáticos que puedan. Porque a muchos les tocará irse. Otros nos quedaremos, no solo porque no tenemos plata para irnos sino porque al país habrá que defenderlo con lo que toque.

Cada vez más indiferentes, cada vez más sorprendidos pero cada vez más quietos.

¡No me crean tan aguacate!