jueves, 26 de junio de 2014

MENOS MAL MI VIEJO SE MURIÓ.

Entre el Gobierno que hace el mal y el pueblo que lo consiente hay cierta solidaridad vergonzosa"


Todo el desbarajuste que vive Venezuela explotó con la muerte de Chavez y la subida ilegítima al poder de Nicolás Maduro. Ese Domingo 14 de Abril de 2013 fue el día en que el pueblo venezolano no aguantó mas y desde ese día hasta la fecha las protestas no han cesado y la acción violenta del estado es cada vez mas eficaz, represiva e  inhumana. 

Eso no ha cambiado. En Venezuela, la Guardia Nacional Bolivariana asesina jóvenes y
venezolanos de bien todos los días. 
Lo que sucede es que eso ya no es noticia.  El chavismo, que no es mas que una turba de ignorantes que gozan de beneficios mínimos y que se comieron el cuento de la segmentacón de clases sociales en Venezuela está destruyendo el poco de país que dejo la maldad, el egocentrismo y la estupidez de Chavez. Para los chavistas todo aquel que no piense igual que ellos se convierte en objetivo militar... y al no poder hacerlo directamente por la presión que pueden tener por la ONU y OEA (organismos de papel) en defensa de los recursos humanos; se crearon los Tupamaros, asesinos a sueldo que hacen y deshacen. Venezuela está viviendo un caos muy grande porque lo que empezó con ciertas escaramuzas se ha transformado en un monstruo comunistoide barato...donde ya los soldados cubanos son los que vigilan las calles del hermano país.

Este ligero recuento que hago de la terrible situación venezolana. Lo hago por la publicación que vi en el muro de facebook de una gran amiga mía Uribista. Esta es la foto:


Menos mal mi viejo se murió. Este es el título del artículo de hoy. Menos mal mi viejo se murió cuando  en el gobierno de ese entonces aún se tenía un mínimo respeto por las instituciones (Virgilio Barco, 1987). Es que hace 27 años las farc eran consideradas todavía como delincuentes. No hay que ir tan lejos, hace cuatro años eran considerados como terroristas, asesinos, delincuentes. Hoy ya no lo son. Hoy son protagonistas de un conflicto armado. Y al ser considerados así empiezan a gozar de ciertos beneficios políticos que como terroristas no podrían tener. Menos mal mi viejo se murió y no tuvo que ver esta verdad que vive el país y que asquea.

Esta no es la valla de cuatro imbéciles sin oficio en Bogotá. Si fuera así, no les gastaría ni tres renglones. Esta es una manifestación pública y abierta de lo que se avecina. De la barbarie, la desfachatez y la ignorancia. En mi artículo pasado (Distraidos) decía textualmente: 

"Ya hablar de todo lo que se podía hacer para evitar la reelección de Santos es inoficioso.
El tipo se va a quedar cuatro años más (por lo menos). La mano de ignorantes, ingenuos y TORCIDOS que eligieron a este tipo y se ufanaron de su triunfo verán con preocupación como se nos va a degenerar el país gracias a su voto."

Las acciones de Santos, en su segundo mandato, resaltarán su ego, su estupidez y su barbarie que nos llevará a los colombianos de bien, que somos la gran mayoría, a perderlo todo o casi todo. Y es que de entrada ya hemos perdido algo muy grande: LA DIGNIDAD. Al igual que Maduro en Abril de 2013,  Santos sube de manera ilegítima al poder, al igual que en Venezuela, acá no pasará nada. Y menos ahora que todos estamos pendientes de que Colombia le gane a Uruguay en el Mundial. Mejor distractor no lo habría planeado Santos... y este distractor le sailó sin gastar ni un frasco de mermelada.

Vamos a ver no solamente en una calle aislada de la capital, sino en muchas ciudades del país vallas alusivas a las farc. Los camaradas timochenko, marquez, catatumbo (el uso de minúsculas es intencional) deslumbrarán en vallas por carreteras y calles. La famosa paz que votaron y eligieron los colombianos y que fue ratificada con fraude nos meterán por ojos y narices a los camaradas. El mismo tipo de delincuentes como el que hoy rige Bogotá. Delincuentes que con argucias y mañas burlarán la ley y la norma como lo ha hecho el alcalde aureliano. No hubo forma de sacarlo. El acuerdo de paz de Santos deberá darse a final de año... para que pueda por fin este año ganarse el berraco premio Nobel de la Paz.

Hubo desbandada. Y la comprendo. Me refiero a los miles de partidarios del Centro Democrático que al ver los resultados de las elecciones...PUF... se desaparecieron. Es que para muchos es muy cómodo hablar por redes sociales, protestar y gozar de ese anonimato que nos puede dar un teclado. Muchos de los que eran voces de protesta se callaron, se fueron, se esfumaron. Y digo que comprendo esa desbandada  porque es muy fácil seguir la corriente y estar de moda, y más si  uno se confunde entre la masa. Pero cuando ya no se está de moda, cuando se ve que si me quedo hablando seré uno de los muy pocos que lo hagan...hago caso al consejo de mamá que me suena como voz interior "Mijito, mijita... mejor no diga más; quédese calladito que eso es peligroso." 

Yo seguiré hablando y de frente sin anonimatos (mi cara y mi nombre siempre han aparecido). Comerle cuento a este gobierno y a las farc y quedarse callado no está en mis genes. Me imagino que vendrán mas ataques a mi correo,al face al tw, a esta columna...dejarlos ser felices, no me desgastaré con ellos. Ahora lo que me preocupa es mucho más importante. Me duele y me preocupa mi patria.  Rescatar los valores que por la complicidad de este gobierno fueron feriados y regalados en una mesa de circo que se implantó en La Habana. Seguiré siendo el guerrerista, el Enemigo de la paz como lo detallé en el artículo del 17 de mayo de 2014 (el texto que aparece en verde en mis artículos, es el link que los lleva al artículo en mención... a excepción de la frase y la despedida de píe de página). Seguiré siendo esa voz de un colombiano de a píe que hoy, a esta hora quisiera que surgiera una figura como el último General del Ejercito que realmente llevaba con orgullo sus insignias y no dejaba pisotear a sus hombres... una figura como el General Harold Bedoya que pusiera la casa en orden y se acabara el circo. Pero no se vé... solo se ve una mano de oficiales enmermelados y cobardes que dejarán que los guerrilleros asesinos y delincuentes sean tratados con la dignidad y respeto que ÚNICAMENTE merecen nuestras fuerzas militares y policiales.

MENOS MAL MI VIEJO SE MURIÓ, y al morir tenía en su mente y en su corazón, la imagen de una Colombia grande,  con problemas, pero digna y en libertad... no la imagen que veremos dentro de poco, humillada, arrodillada, asustada (ya más de uno se acobardó y salió corriendo) sitiada por bandoleros que con la ley del silencio y la fuerza de sus armas volverán a esta hermosa tierra en el patio trasero de la crueldad de los hermanos Castro de Cuba.

La frase de Victor Hugo con que inicio este artículo es muy clara. El gobierno hace el mal y el pueblo consiente ese mal. Pero no importa a Uruguay le vamos a ganar... NO ME CREAN TAN AGUACATE