domingo, 22 de junio de 2014

Distraídos

"La prosperidad del crimen es como el rayo, cuyos engañosos fuegos solo embellecen un instante la atmósfera para precipitar en los abismos de la muerte al infeliz a quien ha deslumbrado"

Ya hablar de todo lo que se podía hacer para evitar la reelección de Santos es inoficioso. 

El tipo se va a quedar cuatro años más (por lo menos). La mano de ignorantes, ingenuos y TORCIDOS que eligieron a este tipo y se ufanaron de su triunfo verán con preocupación como se nos va a degenerar el país, gracias a su voto. Mientras que mis otros artículos, así como la voz de muchos patriotas, por un lado  intentaron poner en aviso y evitar esta situación...por otro lado, la mermelada, el cacicazgo político, la indiferencia, la ignorancia y la complicidad permitían que se ratificara en la Presidencia de la República, aquél a quién la historia registrará como el más bellaco de los bellacos, el jugador marrullero de póquer y aquel instrumento que las farc, y más que las farc, la idea socialista de los hermanos Castro utilizarán y después eliminarán. Estoy convencido que Santos será traicionado de igual manera, como el vilmente traicionó a los colombianos y al Dr. Uribe.


Los artículos que vienen a partir de hoy se podrán convertir en un muro de las lamentaciones más grande pero menos sonoro que el que existe en Israel. Lo que sucede es que por el jolgorio. la emoción y la alegría por el excelente desempeño de nuestra Selección en el Mundial, los colombianos no nos hemos dado cuenta de la situación tan grave que sucedió el pasado domingo cuando de una manera fraudulenta Santos aseguró su reelección.

Va una semana y ya se presentan situaciones que enrarecen aún más el ambiente pestilente que sale de la Casa de Nariño. Entre otras cosas habría que cambiarle el nombre al Palacio Presidencial y ponerle algo así como: Frente Revolucionario Juan Manuel. 


Estos son los sucesos que se han presentado :

  • La salida del aire del programa 360 grados que era el único programa periodístico que no estaba enmermelado. Su presentador Hassan Nassar renunció el domingo a Cable Noticias
  • El mismo día de elecciones hubo quema de vehículos en la vía que comunica los departamentos de Antioquia y Chocó, por parte del grupo delincuencial, eln.
  • Se expide el decreto 091(después se dice que se revoca... aún no sabemos si sí o sí no) que penaliza las protestas públicas.
  • El proyecto que pretendía legalizar las horas extras  y que fue una de las promesas de la última semana del presidente Santos, fue tumbado por el Congreso.
  • El gobierno anuncia querer tumbar la reelección y ampliar el período presidencial a seis años.
  • Un petardo en un CAI en la ciudad de Bogotá.
  • Tres vehículos quemados en la vía Casanare - Boyacá.
Pueden parecer hechos aislados y poco trascendentales pero no lo son. 

Los colombianos vamos a enfrentarnos directamente al desgobierno; es decir, a un gobierno donde la figura presidencial será solo un figurín de aquellos que ponen en las pastelerías sobre los ponqués. La figura de Nicolás Maduro es lo más cercano que se me ocurre para representar lo que será el presidente. 

Todas las fotografías, videos, artículos y declaraciones que se expusieron en su debido momento, sobre Santos y su relación directa con la guerrilla y Cuba NO ERAN CAMPAÑA ELECTORAL, no dejan de tener validez y de representar la maquiavélica y dantesca  amistad de este sujeto con los personajes más oscuros de Colombia y de América Latina.

El domingo pasado cuando escribí mi último artículo Y entonces, ¿nos vamos a poner a llorar? mientras lo hacía recordaba las palabras del asesino guerrillero timochenko  que decía "si quieren que entreguemos las armas, entréguenos el poder". Y es que esas palabras resultan de la misma autoconfianza que tiene una guerrilla respaldada por Cuba enfrentada a un gobierno débil y arrodillado (tan arrodillado que sacó a Humberto De la Calle, los últimos días de la campaña para que por tv la gente se creyera el cuento de la paz).

La situación del país no está tan grave como en los momentos previos a las elecciones donde muchos denunciamos los arreglos que se estaban  haciendo en Cuba. 

La situación está peor... 

porque antes existía la leve posibilidad que por la vía de las urnas se detuviera esta barbarie que viviremos. Santos, ya con la ratificación de su mandato empezará a gestionar e imitar todas las cochinadas e injusticias que vimos y vemos en nuestra querida Venezuela... Vimos y vemos y, no aprendimos... veremos, y sufriremos.

De todos modos, los colombianos de bien, que somos muchos, no nos callaremos. Por lo menos, yo no me callaré. Ya mi voz no será para invitar a votar... mi voz se convertirá quizás en un grito en medio de la nada pero que no dejará que las injusticias y absolutismos del gobierno comunistoide nos infrinjan su violenta represión sin nosotros hacer nada.

Dios tenga piedad de nuestra Patria, este país consagrado al Sagrado Corazón de Jesús (así ya la constitución del 91, lo haya quitado del papel) va a enfrentarse a situaciones muy terribles y tendremos que salir adelante... porque el bien debe superar al mal. Empecé el artículo con una frase del Marqués de Sade (tremendo personaje que escogí hoy). 

Esperemos que esos rayos que los idiotas y tontos se alegraron de ver (la famosa paz) no logren precipitarnos a los abismos de la muerte.

Tres cosas son fundamentales a seguir:

Primero, orar mucho por el país; sea usted católico, cristiano, judío, musulmán... no importa; oremos por Colombia, oremos para que la vida, la decencia y la honestidad no sean cortadas de tajo por lo que se avecina y se ve como una de las peores épocas que pueda vivir el país.

Segundo, mantenernos firmes. Eso significa no responder con improperios, amenazas y palabras fuera de tono a todos aquellos partidarios de esta paz que buscan agredirnos para esperar una respuesta desaforada de nosotros. No igualemos nuestro actuar decente a la provocación irónica y sin fundamento de aquellos que no piensan igual que nosotros.

Tercero, abrir el ojo. Por nuestra seguridad y la seguridad de aquellos a los que amamos. Los medios de comunicación seguirán regalados al gobierno. Nosotros por redes sociales deberemos seguir adelante, denunciando y no dejando que las injusticias y la anarquía se tomen tan fácilmente el país. Hagámoslo mientras podamos, tarde o temprano nos callarán ya sea controlando las redes sociales o con medios mucho más drásticos, violentos y mortales.

Termino este artículo de hoy agradeciéndoles una vez más a todos los que me leen y me escribieron por la ausencia de esta columna. Parece ser que la publicación semanal de ella es un tiempo muy largo de silencio. (Yo estaba que me escribía hace como tres días).

Vamos a dar la lucha con altura,con argumentos, sin insultar, sin ofender.. Vamos a luchar por Colombia (no por la Selección de Pekerman, aquella que tendrá resultados maravillosos)... Vamos a luchar por esa Colombia que hace ocho días fue entregada de una manera fraudulenta, tonta, ingenua y torcida a Santos, la guerrilla y sus secuaces... Callarse y comer callados,es una opción...esa opción no va a ser la mía... NO ME CREAN TAN AGUACATE.