jueves, 3 de marzo de 2016

¡Se entraron los ladrones!

"El fuero para el gran ladrón, la cárcel para el que roba un pan".
Pablo Neruda.

¡Se entraron los ladrones!

Ese fue el chisme con que se despertó hoy el barrio. Y hubo comentarios de toda índole... 

"eso les pasa por descuidados"
"yo se los había advertido"
"yo soy muy de buenas, a mi nunca me han robado"
"esos tipos, yo, ya los había visto por acá"
"y, ¿ahora qué irán a hacer ellos?"

Seguramente, Usted amigo lector, tendrá otras frases que se le pueden ocurrir; utilizaré estas frases para mi artículo de hoy. Les Tengo que confesar antes, dos cosas: 

Una, la alegría inmensa de volver a escribir para denunciar los atropellos a los que somos sometidos, es muy motivante (además de los muchos saludos que me llegaron de bienvenida; gracias a todos los que se manifestaron).

Dos, con todas las cosas que pasaron en esta semana, estuve a punto de escribir mucho antes, pero bueno seguiremos con la disciplina y haremos esta columna semanal.

Bueno, entrando en materia, estas frases tan comunes se aplican tan fácilmente a la realidad que estamos pasando; a los conturbernios que hace este gobierno para lograr el mal. Recordemos que conturbernio es la alianza que se hace para alcanzar el mal. Y este gobierno se ha especializado en eso... nombremos unas pocas alianzas: Juan Manuel Santos - farc; Juan Manuel Santos - eln; Juan Manuel Santos - fiscal; Juan Manuel Santos- mesa de unidad nacional; entre otras.

Aquí los ladrones se nos entraron desde mucho antes de empezar las charlas de La Habana; no aparecieron ahora en El Conejo (Guajira) han estado deambulando hace un jurgo de tiempo; veamos entonces como se aplican esas frases de los vecinos:

"eso les pasa por descuidados"; permitimos que la guerrilla se posicionara como líder y señora de una mesa de negociación y como señora y dueña de una nación; porque hablar de eso nos tenía sin cuidado; porque hablar de eso era para los que les gusta pelear; para los inconformes y amargados. Los colombianos de bien nos descuidamos y dejamos la ventana abierta para que los ladrones entraran (porque los dejó entrar alguien que "creíamos" era de la casa, pero resultó igual de ladrón que ellos). Se entraron porque más cuidado le ponemos a quien van a eliminar en un reality que a los seis puntos de una agenda que ya están acordados y que nunca hemos conocido ni llegaremos a conocer en detalle; solo nos han dado y nos darán brochazos.

"yo se los había advertido"; nos pasamos de intensos y de cansones tratando de abrirle los ojos a más de uno. Es más, hasta perdimos amistades y simpatías por ser frenteros y por decir que se estaba negociando con delincuentes. Ya solo son muy pocos los tercos y obstinados que no ven en las farc a un grupo delincuente y de bandidos.

"yo soy muy de buenas, a mi nunca me han robado"; como a mi nunca me ha pasado (y estoy absurdamente convencido de que nunca me va a pasar) pues me aflijo por el vecino, pero ya. Robaron al vecino, no me robaron a mi. El que está siendo invadido por ladrones es el vecino, no yo. Se me olvida que al suceder eso, los ladrones pasan a ser mis vecinos.

"esos tipos, yo, ya los había visto por acá"; pues claro, todos somos los mejores detectives cuando ya han pasado las cosas. Ahí si nos recordamos de los sospechosos, de las entradas y salidas furtivas. Pues claro que a los pícaros de las farc, ya los habíamos visto por acá, lógico, si todos los medios enmermelados no saben hacer más; los comunicadores que se dejaron comprar y se olvidaron de su vocación social y su deber cívico se empalagan hablando de las bondades de todo este proceso falso, acomodado y que no nos dará la paz sino salvoconducto a los criminales y delincuentes y, para la gran mayoría de los colombianos, zozobra,hambre, desempleo, destrucción y muerte.

"y, ¿ahora qué irán a hacer ellos?"; esa pregunta tiene dos respuestas. Si la pregunta va a ¿qué irán a hacer los ladrones?; la respuesta es fácil, seguir delinquiendo, escondiéndose, matando, asesinando, etc. Si preguntan por los dueños de la casa robada, pues después de llorar y lamentarse sobre la leche derramada les tocará volver a empezar de cero.

¡Se entraron los ladrones!




Entonces nos toca hacernos una pregunta a nosotros mismos:

"y, ¿ahora que vamos a hacer nosotros?"

Si. Usted y yo. Colombianos de a píe. No importa su estrato. No importa su orientación política. No importa su religión. No importa la zona del país en que vive. Lo ÚNICO que le debe importar a Usted, amigo lector, es que Usted, como yo, es uno de los muchos colombianos que cuando esto se vuelva un caos no tiene los recursos para irse del país y así poder salvarse de todo lo que viene. Le tocará quedarse. Nos tocará quedarnos... Quedarnos a vivir una realidad peor de la que viven cubanos y venezolanos. Vendrán expropiaciones (su casa por la que tanto trabajó, su finca, su empresa); vendrán abusos de las autoridades (ya los hemos visto; la libre expresión ya esta siendo perseguida y eliminada); vendrá hambre y miseria (¿han visto las calles de La Habana? ¿han visto las filas para acceder a los supermercados en Venezuela?); vendrá el miedo (los habitantes de El Conejo que salieron a recibir a  iván marquez (el uso de minúsculas es intencional) no lo hicieron por convicción; la guerrilla armada hasta los dientes se tomó la población); a todas éstas...¿Quién dio la orden para que ni policía ni ejercito estuvieran?; vendrá desempleo (son muchas las multinacionales que se están yendo del país y muchas las empresas nacionales que se están liquidando porque sus dueños no quieren vivir más en Colombia).

El palo no está para cucharas. A Usted  (como a mí) le va a pasar todo ésto. Y no le van a preguntar si es Uribista  o no. Acá el alza de impuestos (esta reforma tributaria que se está haciendo a punta de decretos, afectará a todos los colombianos; hasta los mismos santistas. ¿Vamos a dejar que pase lo mismo que paso con petro? (otra vez las minúsculas intencionales); que lo destituyeron y el pícaro hizo ochas y panochas y se quedó todo el tiempo en el cargo robando y delinquiendo. ¿eso vamos a permitir con este presidente?

La respuesta ¿a que vamos a hacer nosotros?; es concreta; es directa. NO QUEDARNOS CALLADOS; NO QUEDARNOS APÁTICOS E INDIFERENTES.

Este 02 de Abril hay que salir a la calle; no a protestar... sino a exigir la renuncia de Santos. ¿Vamos esperar 14 años como los venezolanos? Salga en la ciudad en que esté, salga con su familia, con sus amigos; con la gente de su empresa... SALGA. Debemos salir todos, porque todos vamos a ser afectados por las medidas que se aprobarán en un plebiscito que ya está amañado.

La frase de Pablo Neruda es premonitoria; acá el que se robó un caldo de gallina, pudriéndose en la cárcel; mientras que para los terroristas,hay: fuero, paseo en La Habana, sueldo después del conflicto... ¡ah! y cuidadito les quitan las armas.

Yo voy a salir el 02 de abril no porque sea Uribista sino porque soy colombiano... ¡No me crean tan aguacate!