viernes, 22 de mayo de 2015

A los pícaros de las farc


"La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando la gente se da cuenta del engaño ya es demasiado tarde".
Miguel de Cervantes Saavedra

... y estaba escribiendo el artículo de este blog ayer, para publicarlo anoche; por razones ajenas no lo publiqué y hoy tocó cambiarlo, porque las noticias son diferentes. Ayer iba a hablar de los "lacayos del reino" para referirme a la serie de personajes que rodean al presidente (desde ministros,senadores, asesores,etc).

Hoy tenemos que hablar del nuevo capítulo de este sainete de esquina pobre que se llaman los diálogos de paz. 

Tuvieron que pasar 38 días (los cuales estuve recordando en las redes sociales, día tras día) para que por fin tuviésemos información de una arremetida del gobierno contra los terroristas de las farc. Un bombardeo de Nuestros Héroes acabó con 26 insurgentes en Guapi (Cauca). Esta acción de nuestros militares (sigo dudando que Santos mande atacar a sus aliados) hicieron que les diera el berrinche a los payasos de las farc que están en Cuba y salieron con tono amenazante a decir " que suspendían el cese unilateral". No pues... entonces que, ¿lloramos? ¿les suplicamos que por favor no levanten el dichoso cese? ¿les pedimos que nos perdonen y que no lo volvemos a hacer?

Aquí no se ha levantado ningún cese unilateral; porque cese nunca ha habido. Aquí las farc seguían delinquiendo y el gobierno salía a echarle la culpa al eln, a las bacrim o a fuerzas desconocidas. Ayer precisamente moría una niña por haber pisado una mina antipersonal.¿De quién? De las farc. Entonces hay que decirle a las farc que no se escandalicen, que no hagan drama, que aunque el gobierno con su presidente de turno se rasgue las vestiduras, ponga cara de bravo y siga invitando a que continúen los diálogos. (A este tipo no solo se le rayo el disco sino también el coco. Este tipo no piensa en nada más; y en nada más es en nada más que en sus pinches diálogos). Los colombianos, la gran mayoría, aquellos que no somos santistas, ni de la unidad nacional, ni entes parecidos a Benedetti o a Roy Barreras que son los lamesuelas de Santos. Nosotros los colombianos no comemos cuento. Nunca se les creyó en su cese unilateral. Otra cosa es que seamos peores que semovientes y no reaccionemos; cosa que ustedes conocen muy bien, pícaros de las farc; ustedes hacen y deshacen porque saben que la apatía, el me importa un pepino, y el miedo no nos dejan reaccionar y esa es su mejor arma.

Vendrán los ataques inhumanos de las farc para que el presidente oficialmente baje la cabeza y demuestre a un país de bobos que es urgente un cese bilateral. Esta será una jugada adicional de todo lo que se planea en Cuba para destacar la "buena voluntad de las farc". Jugada como la del secuestro del general Alzate. Ni a Santos le importa que maten soldados o policías; ni a los cabecillas de las farc les importa que caigan guerrilleros rasos en los bombardeos. Pondrán muertos de parte y parte hasta que le hagan creer a la gente que el proceso de paz es urgente y no hay otra salida.

El poder que se le ha dado a la mesa de Cuba es grande. Perdón, corrijo. En esa mesa el poder y las órdenes vienen de las farc. Humberto De la Calle y demás miembros de la comisión de paz del gobierno hacen parte del mobiliario. Ellos solo son bravucones con los microfonos. Pero las decisiones y pasos a seguir vienen de marquez, catatumbo, granda y demás delincuentes. Desde Cuba, la guerrilla ordenó cambio de ministro de defensa; el muñeco de ventrilocuo Pinzón se va como embajador en Washington para ver como liberan a la lacra de simón trinidad; y llega el tipo con cara de bonachón de Villegas; quien hizo parte de esta mesa y que debió recibir una serie de instrucciones para que cuando se apodere de su cargo ni por el chiras vaya a atacar a las farc.


Santos solo recibe esas órdenes y las cumple. Y trata de tapar el desangre de la nación con declaraciones estupidas y distractoras. Las farc dicen llamarse el ejercito del pueblo.No lo son. Atacan y matan al pueblo. Pero Santos no es del pueblo ni de nadie. Su servilismo y dependencia de las farc lo están dejando solo. No fue a Salgar a liderar los pasos del gobierno ante la terrible tragedia por temor a ser chiflado y rechazado... A Santos no lo chiflan solamente en dos lugares;en la Casa de Nariño y en su "gabinete" de ministros. Santos perdió (aún con sus mas fervientes seguidores) su carisma de líder y el respeto que debería despertar un jefe de estado. Mientras Santos veía la tragedia desde el aire; Alvaro Uribe Vélez fue y respaldó a su gente (la mamá de Uribe nació y vivió en Salgar). Uribe no fue como decía el idiota de Felix de Bedout a ser oportunista; a Uribe le duele su gente; está con ellos. Uribe estuvo en el sepelio de los soldados asesinados en Cauca, acompañó a uno de ellos herido; estuvo en las exequias de ayer en Salgar. Santos se esconde. Santos no da la cara. Santos promete y cumple...pero promete y cumple a las farc. Santos no es del pueblo; Uribe si, así les duela a más de uno; empezando por Martín Santos quien dice que el país va bien en intentos lacónicos de ayudar a salvar la imagen de su padre. Oiga Martincito, multinacionales como Bayer, Michelin y ahora Adams se han ido del país; la economía va en caída libre hasta el fondo. La seguridad que recibían estas y otras muchas mas multinacionales desapareció. La seguridad que tenían los colombianos en carreteras y municipios desapareció. Su papá Juan Manuel, se petaqueó todo.

Queda ver que va a pasar. En menos de seis días atacarán las farc con una masacre contra nuestros soldados policías o civiles más pobres; luego llegará un bombardeo, dando de baja a unos cuantos guerrilleros. Pero la solución no está ahí. La solución está en que los que dan las órdenes (Santos y los dirigentes de las farc en Cuba) ya no puedan darlas más.

La frase de Cervantes con que empezamos hoy es lapidaria, es real... la mentira del proceso de paz tiene alas y vuela; la verdad de toda la podredumbre que está sucediendo por debajo de la mesa, hasta ahora se está asomando.

A los pícaros de las farc; así se llama este artículo porque hay que ser fieles a la verdad; esa parranda de "camaradas" que andan en Cuba son una manada de pícaros... a ustedes se los digo claro: sus amenazas y berrinches de levantar su cese unilateral de fuego es una fanfarronada que los colombianos de bien nunca les creímos..."No me crean tan aguacate".

Desde estas líneas mi voz de apoyo y mi oración al Dios del Cielo para que siga acompañando a Ricardo Puentes por la persecución política que está viviendo.