viernes, 15 de mayo de 2015

A la puerta de los asesinatos selectivos

"El peor gobierno es el que ejerce la tiranía en nombre de la ley y de la justicia".
Montesquieu


La velocidad de la trampa parece ser inversamente proporcional a la velocidad de reacción de los buenos y directamente proporcional (valga la redundancia) a la velocidad de aceptación de aquellos idiotas útiles que como borregos se dejan confundir. Ya se cumple un mes de la masacre de nuestros soldados en la vereda Buenos Aires, departamento del Cauca. Y lo único que se ha logrado es que la imagen del presidente baje en las encuestas y que en ellas, la opinión de los colombianos sobre el proceso de paz sea más pesimista. Nada más se ha logrado.

Teniendo como base todo su accionar, su deslealtad, su trampa, su ambición de poder y su ilimitada maldad (pareciera que estuviera hablando del presidente con esta descripción) la guerrilla ha estructurado un macabro plan de acción que ha podido desarrollar en los últimos cinco años. La guerrilla lleva cincuenta años de lucha armada y hubo muchos presidentes que rindiéndose a ellos intentaron lograr alcanzar la consabida paz. Ninguno lo logró. El único que sin miedo los atacó hasta llevarlos a su casi extermino fue Álvaro Uribe Vélez. Pero su esfuerzo lo ha dilapidado Juan Manuel Santos con su alianza macabra con el mal.

El proceso que han llevado las farc para lograr su objetivo final ha superado a través de las estrategias de Santos y del fiscal Montealegre las mismas expectativas que el más optimista de los guerrilleros hubiera anhelado. Veamos:





Esta serie de items que resalto a vuelo de pájaro son algunas de las concesiones y privilegios que las farc han conseguido. Aquí, para aquellos que me catalogan como guerrerista sin fundamento, pueden ver los pasos agigantados que su "proceso de paz" ha logrado en la consolidación del cartel terrorista y de droga mas grande del mundo: las farc.

La mesa de Cuba logró primeramente que las órdenes de captura de estos sinvergüenzas fuesen levantadas. Estos tipos viven a sus anchas y sin miedo de ser capturados: La isla resultó ser tan paradisíaca que todos aquellos que estaban a punto de ser dados de baja o atrapados, por "orden presidencial" pudiesen salir como si nada (y en algunos casos con la garantía de las fuerzas militares, caso de pablo catatumbo, el cantante de las farc y otros) a disfrutar su estadía en las playas de la impunidad.

La mesa de diálogo donde se busca la paz debe ser una mesa donde el ofendido pone las condiciones y quien hizo las faltas muestra su propósito de enmienda. Acá es al contrario; los delincuentes exigen y el gobierno (que no es representación de los colombianos de bien) accede, obedece y concede.

Bajo el propósito de la paz tan anhelada por los colombianos, cabe entonces, que el presidente salga cada vez que puede a "destacar" los actos de buena voluntad que tienen los terroristas para alcanzar la paz. Recordemos el montaje del secuestro del General Alzate. Ese hecho tan diabólicamente orquestado por el gobierno y las farc hizo que muchos colombianos alelados y deslumbrados viesen un falso gesto de paz de la guerrilla.

Las Fuerzas Militares constitucionales (Ejercito y Policía) cada vez son mas manoseadas por el presidente con la anuencia de los dos generales que al mejor estilo de Esau con Jacob venden su primogenitura por un plato de lentejas. Acá, el que fuese alguna vez, destacado general tropero, el General Mora y el que tuvo el premio como el mejor policía del mundo, el General Naranjo. Ambos, por un plato de mermelada, no vendieron su primogenitura como en el texto bíblico; vendieron algo peor; la honra y vida de sus soldados y policías. Me asquea la imagen de estos dos exgenerales departiendo con los guerrilleros que asesinan y masacran a quienes alguna vez fueron sus hombres. El cese de acciones a la ofensiva; el cese de bombardeos y el continuo trato homogéneo que hace este gobierno entre soldados y policias con delincuentes guerrilleros han debilitado estas sagradas instituciones. Donde los oficiales que pudiesen sublevarse y detener esta barbarie son destituidos, encarcelados o comprados.

El control que tienen las farc de los medios de comunicación (a través de Santos) permiten deformar los hechos que ocurren; haciéndolos ver a ellos (los malditos terroristas) como angelitos sufridos; a los líderes de la oposición como violentos sin remedio y a las acciones que las farc realizan y no se pueden ocultar; poderlas enmascarar como acciones de otro grupo guerrillero o delincuencial. Muchos colombianos siguen creyendo que el eln (otros terroristas iguales a las farc) fueron los que exhibieron como trofeo la pierna mutilada del Cabo del Ejercito Eduardo Alfonso Avila Romero. Yo sigo creyendo que fueron las farc; pero a ellas no se les puede inculpar nada ahora; hay que taparles todo lo que se pueda.

Las farc (desde el frente guerrillero instalado en la Casa de Nariño) distrae al pueblo colombiano con todos los casos judiciales que puedan atribuirse al Centro Democrático. Juicios de los exministros Sabas Pretel y Diego Palacio; juicio contra Maria del Pilar Hurtado, etc. logran que la opinión pública se distraiga, se mal informe y que la guerrilla siga el proceso que viene adelantando.

Y como para terminar de destacar los logros conseguidos; por orden de la mesa de Cuba se levanta la fumigación de glifosato sobre los cultivos ilícitos. Y lo peor es que la Patria Boba aplaude.

Todo lo que acabo de destacar, no va a pasar. Ya pasó. Ya es una realidad. Nos metieron los dedos a la boca a los colombianos y no solo nos dejamos sino que seguimos dóciles para que terminen de hacer lo que les falta que son los cuatros puntos que se destacan en el cuadro adjunto. Porque eso va a pasar. Las farc se tomarán el poder (no habrá dejación de armas). Silenciarán a los medios que se opongan. Repartirán los bienes de los colombianos que tras años de lucha han conseguido y empezarán asesinatos selectivos de todas aquellas piedras en los zapatos que se vuelvan voceras y griten la barbaridad de lo que está sucediendo.

Estamos a la puerta de eso. Estamos a la puerta de los exabruptos y abusos que viven hoy los venezolanos y que no son difundidos por las noticias sino por las redes sociales. Y estamos muy cerca... porque no existen militares que se apersonen de esta situación y con un golpe destruya esta mal llamada democracia... y, además, porque la apatía y la cobardía de la gran mayoría de los colombianos nos impide salir a las calles y enfrentarnos a un poder ejecutivo ilegal y criminal como el de Santos; es preferible quedarse callados viviendo en ese aparente colchón de comodidad con la falsa promesa de paz que no se va a alcanzar.

El artículo inicia con una frase de Montesquieu que define claramente el gobierno que nos dirige: Un gobierno criminal, dictatorial e ilegítimo que con falsas promesas de ley y de justicia está acomodando todo para nuestra propia condenación.

Las farc son terroristas, son asesinos, son delincuentes; no pagarán un solo día de cárcel y con la complicidad de Santos empezarán los asesinatos selectivos de aquellos que se interpongan en su camino por lograr el poder. Y nosotros, ahí, viendo no más... ¡No me crean tan aguacate!