sábado, 24 de enero de 2015

El país de las 10 paradojas

"Entre dos males, no elijas ninguno."
C. Spurgeon.

Wikipedia define paradoja como una idea extraña opuesta a lo que se considera verdadero o a la opinión general.

Y Colombia es hoy, gracias al maligno gobierno de Santos, un país de paradojas. Lo más irónico es que nos acostumbramos a eso... es mas hacemos hasta chistes sin caer en cuenta de lo grave que es este asunto.

Veamos pues esa serie de situaciones que hacen que  Colombia sea el país de las 10 paradojas.

Quien  gobierna hoy a los colombianos no fue elegido por sus ideas. Esto ya había pasado, recuerden al gritón (por no decir otra cosa) de César Gaviria que llegó a la presidencia por las ideas del asesinado Luis Carlos Galán. (Menos mal a Galán lo mataron porque con esos hijos que hoy están en la política le hubiera dado un patatus... delfines despistados, politiqueros y marrulleros, todo lo contrario que fue su padre). La diferencia con Gaviria y Santos es que el primero, palabras más palabras menos, siguió la ideología política de quién accidentalmente lo llevó a la presidencia. En el caso de Santos, en su primer mandato no llega por sus ideas; llega por las ideas y la imagen que le abrió Álvaro Uribe Vélez. Once millones de colombianos caímos ingenuamente en su engaño. El segundo mandato de Santos, fue obtenido a través de la trampa, la mermelada y la presión armada de la guerrilla. Santos no representa ni tiene una ideología que lo haya llevado a ser presidente. Tremenda paradoja. Sin tener argumentos sólidos diferentes a su "proceso de paz" es reelegido. Los gobiernos de Santos se consolidan como Primera y Segunda Paradojas.

El gobierno le da aval a los criminales. Los terroristas cabecillas de las farc siguen paseando en Cuba; ya llevan más de dos años. Y el Fiscal por orden directa del Presidente (no crean que son declaraciones aisladas) dice que ya no hay que hacer referendo de todas las mangualas que se tejen en Cuba y de todos los beneficios que van a recibir los guerrilleros asesinos.  Mientras hace ese anuncio se prepara la mesa del resucitado eln, guerrilleros que estaban prácticamente aniquilados después de los ocho años de gobierno de Uribe. Tercera Paradoja. 

Aquí a los buenos se les persigue porque las Cortes y la Fiscalía se convirtieron en algo así como la terrible Oficina de Envigado en las épocas de Escobar. Aquí esta "justicia" le hace los mandados a Santos, quien recibe las instrucciones de la mesa de Cuba. Es así como la "justicia" inicia investigación contra Óscar Iván Zuluaga, tiene detenido a Luis Alfredo Ramos, sin contar lo que han hecho con personajes como María Isabel Hurtado, Andrés Felipe Arias, los Generales Plazas Vega y Uscátegui, la Contralora... en fin, los buenos o están fuera del país huyendo de esta "justicia" maléfica o si se quedaron están encanados, humillados y sin pronta solución. Cuarta Paradoja.

Al Presidente Álvaro Uribe lo consideran muchos como el amigo de la guerra, mientras a Santos se le honra como el amigo de la paz. En la época de Uribe se podía salir por todas las carreteras del país, la economía se revitalizaba y los criminales eran llevados a la cárcel. Los cabecillas de las autodefensas están extraditados. Ahora con Santos, los guerrilleros son los que pueden pasear por todo el territorio nacional; es más, hasta los militares deben "garantizar" que puedan salir sin riesgo alguno a la mesa de La Habana (palabras vergonzosas del General Lasprilla). La economía está por el piso. Y los cabecillas de los grupos delincuenciales en vez de ser extraditados están con los gastos pagos en Cuba. Estos desgraciados se ganaron el baloto y sin comprarlo. Quinta Paradoja.

Aquí a un alcalde corrupto, ladrón, con yo no se cuántos muertos a la espalda, destituido por el Procurador, lo seguimos teniendo de alcalde y con ínfulas de llegar a la presidencia. Y el Procurador Ordoñez es visto como el viejito retrógrado, amargado que quiso cortar la "brillante" carrera política de petro. Sexta Paradoja

Los medios de comunicación que en cualquier otro país (exceptuando Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua y demás países sometidos a la podredumbre del comunismo) tienen el sagrado deber de informar y ser transparentes y éticos. Aquí la ética periodística la representan vicky dávila, arismendi, felix de bedout, daniel coronell, luis carlos vélez y muchos más que se me pasan ahora. Mercaderes de información que se codean con la mermelada y tapan la corrupción. Séptima Paradoja.


Mientras el país se derrumba, Santos esta de rumba. Hoy inició otra de sus correrías tratando de mostrarle al mundo su "maravilloso proyecto de paz". El país vive tiempos de anarquía absoluta no solo por el desparpajo de la guerrilla sino por el fortalecimiento de las bacrim y delincuencia común. Todos los días en las comunas de Cali, de Medellín, en Ciudad Bolívar en Bogotá... muertos y mas muertos... pandillas que se apoderan de calles, donde por el solo hecho de cruzarlas la gente se convierte en carne de cañón. Todo eso pasa y el presidente Santos vende a Colombia como un excelente vividero. Octava paradoja.

Son muchos los militares y policías asesinados y mutilados por la guerrilla. Demasiados. Pero se convierten solamente en números y estadísticas. Para el presidente solo puede hacer peligrar el "feliz término" de las conversaciones, el atentado contra alguien importante. Para el presidente, (cuyo hijo fue la burla y la afrenta a las instituciones al permitírsele hacer un curso extra rapido de "lancero") nuestros militares y policías no son importantes. Novena paradoja.

Somos 45 millones de colombianos mal contados.Las farc revitalizadas y el eln resucitado por Santos no llegan a cien mil miembros. Politicos corruptos, sinvergüenzas y charlatanes como roy barreras, benedetti, cepeda, piedad cordoba, gerlein y otros no alcanzan a ser mil. Delincuentes comunes pongamos otros cien mil. Gente mala muy mala que haga daño a los demás por que si, otros cien mil. Por más que me esfuerzo no alcanzo a sacar medio millón de malos en todo el país. Pero ese grupo de guerrilleros, políticos, medios enmermelados, delincuencia común, bacrim, etc.. nos tienen acorralados... y de los 44 millones que quedamos de buenos, digamos que veinte millones no son niños... esos veinte millones por nuestra pasividad, indiferencia y cobardía estamos dejando que el país se lo parrandeen Ali Babá y los 40 ladrones. Décima paradoja.

La frase de Spurgeon conque empieza este artículo dice que de dos males no elijas ninguno. Nuestro adormecimiento nos hizo elegir los dos.

¡No me crean tan aguacate!

PD: El no uso de mayúsculas en ciertos nombres propios es intencional.