sábado, 8 de noviembre de 2014

¿Vale la pena vivir en Colombia?

¡Ay, que orgulloso me siento de haber nacido en mi Patria"
Canción: Soy Colombiano

Si repasamos a vuelo de pájaro lo que ha ocurrido en Colombia en estos últimos días, miremos que vamos a encontrar:

  • Gira del Presidente Santos por Europa para pedir apoyo para el posconflicto.
  • Las farc asesinan a tres líderes indígenas en el Cauca.
  • Paro judicial.
  • 12 mineros de Amagá atrapados en una mina.
  • Se anuncia por parte de petro la construcción de casas de interés social en estrato 6 en Bogotá.
  • Se incendia bodega de llantas en Bogotá causando emergencia ambiental.
  • Mientras Noticias Caracol saca como primicia con bombos y platillos, el lanzamiento del libro del hijo de Pablo Escobar; RCN entrevista a Iván Moreno (en una celda que es más lujosa y bonita que la sala de mi casa). Ambos canales haciendo apología al delito (No es raro).
  • El hijo del presidente de la Honorable Corte Suprema de Justicia es agarrado "in fraganti" dentro de un vehículo oficial realizando "travesuras" con la novia. Es detenido por la policía. Y los taitas de este chino salen acusando a los uniformados.
  • Un tipo borracho, manejando un vehículo de la Embajada Venezolana ocasiona accidente dejando una persona muerta y once heridos. Y el juez le da casa por cárcel porque no es peligro para la sociedad.
  • La Universidad de San Martín debe ser intervenida por el Estado por la estafa que hacían con sus estudiantes.
Si me pongo a detallar todo lo que pasó en la semana, se me va todo el artículo enumerando caso tras caso. Fuera de estos hechos aislados, hay situaciones permanentes que afectan al colombiano:
  • La famosa mesa de paz con las farc (y próxima mesa con el eln) dónde quién pide cacao es el gobierno y no los terroristas.
  • Tragedias invernales.
  • Desempleo.
  • Corrupción.
  • Mermelada.
  • Polarización beligerante del país.
Muchas cosas que afectan a los colombianos de bien. Yo no tengo ni idea sobre el discurso que debe estar echando Santos en Europa; pero los dirigentes de los países que ha visitado han ofrecido y ratificado su apoyo a Colombia. Colombia es atractiva, indiscutiblemente.

Es por eso que hoy desde esta columna (y debido a un sondeo que hice en Facebook, sobre el tema que les gustaría ser visto en estas líneas) voy a centrarme en las razones por las cuales ¿Vale la pena vivir en Colombia? Sugerencia que me hizo mi gran amiga y excelente periodista María Clara Gracia.

Si hiciéramos un listado de las cosas bellas que tiene el país. Ahí si nos extenderíamos mucho más. Su geografía, sus paisajes, sus productos, su deporte, sus cantantes y artistas, etc. Son solo un asomo de lo más grande que tiene Colombia... que ningún otro país del mundo puede tener. Ni siquiera aquellos con las más avanzadas tecnologías. Lo mejor de Colombia son los colombianos. Aquellos que queremos nacionalizar a Pekerman; aquellos que aunque no haya plata nos las ingeniamos para celebrar un cumpleaños; aquellos que con berraquera, pujanza y alegría se levantan a sembrar la tierra y cosechar sus productos para sacarlos a la carretera. Aquellos que sufriendo y saltando todos los obstáculos de nuestro terrible sistema de salud en el país cuando les preguntan ¿como están? ... contestan "de maravilla". 

Por eso la respuesta a este artículo es única... 

¡CLARO!, QUE VALE LA PENA VIVIR EN COLOMBIA. 



Muchos de mis lectores no viven en Colombia, por seguridad, por trabajo, por diferentes circunstancias. Pero en ellos brota la lágrima al escuchar el Himno Nacional. Pero en ellos existe el amor y la gratitud a esa Patria que les dio la vida, gente del común, pero con un corazón fuera de lo común. Colombianos que desde la distancia sufren y añoran esta tierra. Colombianos que desde lejanas tierras añoran la aguadepanela, el chocolate con almojabana, el tamal, la lechona, la chuleta valluna, la bandeja paisa, el ajiaco santafereño...

Es que Colombia es el país que amamos. Por el que debemos luchar. Por el que debemos quedarnos. Porque somos muchos más los buenos. Porque la horrible noche tiene que acabarse. Por esa Colombia que le hace sonreír a usted en este momento. Por esa Colombia que les vamos a dejar a los niños y jóvenes de hoy.
Por ella hay que luchar. Nos enfrentamos hoy a una caricatura que no corresponde a lo que es Colombia. Una caricatura, donde los malos van ganando. En escritos anteriores, apelaba a la apatía de los buenos; esa apatía que permite que los malos actúen. Hoy la invitación es al amor a la Patria, el amor del soldado que en medio de la manigua de la selva o la escabrosa montaña hace su ronda con sus compañeros para restaurarnos la tranquilidad y la vida.

Vale la pena vivir en Colombia. Ya no es una pregunta. Es una afirmación. La pregunta que queda es: 

¿qué hago yo para que valga la pena vivir en ella?

La recuperación del país es cuestión de TODOS. No de unos cuantos...


¡No me crean tan aguacate!