lunes, 3 de noviembre de 2014

Las cuatro columnas en falso

"El valiente tiene miedo del contrario; el cobarde de su propio temor."
Francisco de Quevedo.

El  gobierno del presidente Santos se sostiene, en contra de cualquier pronóstico, sobre cuatro columnas, a cual más de frágiles y a la vez tan estructuradas que resultan todo un reto para ingenieros y arquitectos. En cualquier parte del mundo, esa estructura colapsaría. Yo tengo la fe y la esperanza de que algo así pasará en Colombia. Se ha demorado en caer. Pero nada es eterno y mucho menos lo que se construye de la forma en que lo construye Santos.

Las cuatro columnas que sostienen este gobierno ilegítimo y corrupto son:

  • Primera Columna: Sus alianzas malévolas.
  • Segunda Columna: La mermelada.
  • Tercera Columna: La apatía (miedo)  del pueblo.
  • Cuarta Columna: Unas fuerzas militares sin liderazgo.

Pasemos a hablar de cada una de ellas.

  • Las alianzas malévolas de Santos tienen dos orígenes. El primero, internacional. Santos, a los pocos meses de ser nombrado en su primer mandato, se reunió con la escoria comunista que tiene ahogada América Latina: Chavez, Correa, Lula, Evo, Kirchner, Ortega y demás se convirtieron en su grupo de compadres; una vez muerto Chavez, lo reemplaza Maduro, quien resultó mas loco y criminal que su antecesor. Todos ellos siguen la batuta de los Castro de Cuba. Colombia cambió las alianzas con los Estados Unidos y Europa por este grupo de dictadores ignorantes con poder. Vale la pena hacer el paralelo... es como aquel estudiante que cambia su grupo de estudio e investigación por los vagos del salón que le enseñarán a jugar billar, capar clase y meter vicio. Ese fue el giro que dio la política internacional de Colombia bajo la jefatura del presidente Santos. El segundo origen de estas alianzas malévolas, es nacional. Santos se amanguala con la peor plaga que ha tenido el país. Se hace amigo de la guerrilla. Aliado de las farc y del eln. Así haya salido en estos días a decir: que el es el peor enemigo que tienen las farc... esa mentira no se la creerá ni la mamacita de él. La alianza de Santos con las farc, es subterfugia, clandestina, huele mal... si no hubiese sido por la denuncia del Senador Presidente Álvaro Uribe; esa mesa de diálogo no hubiera salido a la opinión publica. Santos lleva dos años hablando con la guerrilla y de esos diálogos no sabemos nada.

  • La mermelada, forma coloquial a la que se le ha denominado a la cantidad de recursos del Estado que se usa para comprar gente, callar conciencias y asegurar silencios. La mermelada de Santos está repartida en todos los medios de comunicación del país (prensa escrita, radio y televisión). Remedo de periodistas y comunicadores sociales que solo informan lo que manda la Casa de Nariño. Vergüenza para un baluarte que tenía Colombia a nivel internacional. Personajes como Vicky Dávila, Dario Arismendi, Yamid Amat, Daniel Coronell y muchos más que se me escapan prostituyeron el arte de comunicar la verdad a cambio de mermelada. La mermelada empalagó al Congreso (Senado y Cámara), a las Cortes (partida de vagabundos que se hacen llamar magistrados), a la Fiscalía (Montealegre resultó ser el fiscal más corrupto de la historia nacional. La mermelada alcanzó para ser repartida como casas gratis, becas, etc. que no resultan ser tan reales como se prometieron en tiempo de campaña. Manada de ignorantes que cayeron en las promesas mentirosas del Gobierno. 

  • La apatía del pueblo, no la creo Santos. Pero si la ha aprovechado. Santos sabe muy bien que mientras haya pan y circo, este pueblo no se levantará en su contra. Sabe muy bien que la gente más por apatía que por miedo no hará congregaciones tan importantes como las vistas en Europa o en otros países civilizados. Santos sabe que nos duelen nuestros policías y militares asesinados; que nos escandalizamos por los robos y jugadas tramposas de la mermelada. Pero que de ahí a hacer algo realmente importante no pasamos. Santos sabe que está gobernando en la Patria Boba. Santos sabe que la apatía y el me importa un comino de la gente es su mejor aliado. Acá la gente no reacciona sino hasta que la violencia asesina de la guerrilla, la toca directamente. Y cuando la toca se da cuenta que a los demás les importa un comino.
 
  • Fuerzas militares sin liderazgo. Todo aquel general  tropero que se levante en su contra es llamado a calificar servicios, encarcelado por cualquier escándalo o comprado con mermelada. El soldado y el policía raso está desmoralizado ante su lucha contra los criminales. ¿De qué sirve perseguir a un tipo como catatumbo; si cuando ya está acorralado sale la orden desde el palacio presidencial que le abran paso porque el tipejo ese se va para La Habana? Santos manosea, humilla e iguala a la fuerza pública con estos terroristas pero no hay ningún oficial que se enfrente y dirija a las fuerzas para acabar con este circo.
Estas son las cuatro razones; las cuatro columnas donde se encuentra sostenida la plataforma del gobierno tramposo de Santos. Pero las columnas tambalean y ya sea el pueblo o los militares reaccionarán y cayendo una de esas columnas se le acabará el relajo a Santos. Se percibe en el ambiente, el inconformismo y la rabia por lo que hace el presidente. Quiera Dios que reaccionemos. Que salga un líder que realmente mueva la gente, pellizque a los militares y nos saque de ese estado aletargado de zombies que tenemos.

Las columnas de Santos (no hablo de las columnas guerrilleras, aunque se podría) son columnas del mal. Y el bien se demora en llegar; pero llega. Y llegará el momento en que Santos, la plaga castrochavita, los asesinos terroristas, los medios enmermelados caigan... y podamos volver a creer en un país grande como siempre había sido. Volveremos a hacernos amigos de los juiciosos de la clase.. y dejaremos a los vagos y viciosos del salón. Eso tiene que suceder. Yo se que reaccionaremos. Yo se que las jugadas sucias, criminales y dictatoriales del castrochavismo las veremos muy rampantes en Colombia tratando de callarnos. Pero se que esas cuatro columnas están pegadas con babas  y mas temprano que tarde caerán. Se que como dice Francisco de Quevedo, habrá cada vez más valientes que le temamos al enemigo y cada vez menos cobardes que le teman a su propio temor.

¡No me crean tan aguacate!

PD. Muchas gracias a Karym Melo, diseñadora del blog, que trabaja continuamente en hacerlo más agradable a la vista y mas  placentero con esa música de fondo.