lunes, 10 de noviembre de 2014

QUEDARSE EN LA ESPUMA

"Las verdaderas columnas de la sociedad son la verdad y la libertad."
Henrik Johan Ibsen


Muchos colombianos aplauden y celebran la acción del cabildo indígena al condenar a 40 y 60 años de prisión a los guerrilleros asesinos. Guerrilleros que asesinaron vilmente a dos indígenas que intentaban quitar una valla que la guerrilla colocaba para celebrar otro aniversario más de la muerte del terrorista cano.

Yo no. Ni aplaudo, ni celebro.

Yo no me quedo en la espuma. La noticia no es la condena que hacen los indígenas a los guerrilleros. Pregunto: ¿se logrará mucho condenar a estos tipos a 40 y 60 años; sabiendo que la condena depende del lugar de reclusión que les dé el Inpec? Ojalá se dé, y éstos asesinos se pudran en una cárcel. Pero... ¿olvidamos que las cárceles del país están superpobladas?

Yo quiero invitarlos en este artículo a que nos centremos en dos hechos importantes que rodean este caso:

El 17 de Julio de 2012 en un hecho sin precedentes la misma guardia indígena que hoy muchos aplauden sacaron a piedra y palo a nuestros soldados del Ejercito Nacional de sus tierras. Consideraban en ese entonces que el Ejercito les hacía mucho daño y los sacaron. El General del Ejercito era Alejandro "Babas" Ramos, perdón Alejandro Navas Ramos; quién siguiendo instrucciones de Santos pidió disculpas a los indígenas por ocupar sus tierras. Esa misma semana se mostraba a algunos de esos indígenas armados al lado de la guerrilla.

Este primer punto, hace recordar la frase muy popular: "tome, pa que lleve." Los indígenas coaccionados y liderados por fuerzas  guerrilleras y comunistas hicieron caso y sacaron a los "ÚNICOS" que podrían defenderlos. Los sacaron de sus tierras y la guerrilla sigue haciendo y deshaciendo en el Cauca. Los indígenas se dejaron embaucar por los terroristas, se quedaron sin quien los defendiera...entonces: "tome, pa que lleve."




El segundo punto es más grave que el primero. Es el descaro de la guerrilla por el asesinato de dos civiles por parte de ellos. 

Entonces lo que se refleja es la situación real del país. Muy sencilla de ver, pero muy difícil de superar. En Colombia, hoy, quien manda es la guerrilla. Pero ya no manda en sentido figurado. Ya es real la cosa. Santos se fue de "naranja encendido" por Europa a pedir cacao, a pedir plata; porque toda la plata se le fue en mermelada y en lograr su reelección ilegítima. La guerrilla asesina a los indígenas. El gobierno cacarea. La guerrilla lo admite y ya. Fin de la historia.

Las farc que estaban diezmadas y a punto de la rendición, al finalizar los dos gobiernos de Álvaro Uribe, son ahora los dueños de la mesa de Cuba. Quién está pidiendo cese al fuego, quién está arrodillado, es el gobierno. Las instituciones se doblegaron ante los terroristas con la complicidad y el guiño presidencial.

Yo no se que tan efectiva vaya ser la condena del cabildo indígena a estos asesinos... porque como decía al principio, tiene que ver el Inpec en el proceso y ahí se pueden dilatar o desviar las cosas. Lo que si se ve y se ratifica para aquellos que somos catalogados "enemigos de la paz" es que la guerrilla si es completamente autónoma en este proceso. Que hace y deshace. Que el país está sin gobernante. Que el presidente es una rueda suelta. Que sus ministros andan mas perdidos que el chiras y que los colombianos empezamos a ver muchos con miedo otros sin sorprendernos, la entrega que se está haciendo de la nación a los delincuentes. 

Así que no aplaudamos a los indígenas. Pellizquémonos, miremos el tamaño del enemigo que hay al frente. Las farc más fuertes que nunca (en contraste de la época de Uribe que estaban más débiles que nunca) desmienten al presidente al decir que la firma de la "anhelada paz" no está cerca; se burlan de los colombianos, afirman que no entregarán las armas (él único que sigue creyendo eso es el viejito De La Calle), cuentan con el respaldo de Cuba y Venezuela... y cuando todo este proceso termine; la cosa estará tan estructurada y tan engranada que no se podrá detener.

Sigo pidiendo desde estas líneas que Dios se apiade de Colombia. Que vuelva Su Rostro hacia nosotros y nos proteja... somos muchos más los colombianos de bien... pero somos pasivos, cobardes o indiferentes o las tres juntas.

Sigo esperando que haya un miltar que salga por el honor de sus hombres y acabando el circo les retorne la dignidad y el orgullo que este gobierno les mancilló y les pisoteó

Sigo esperando que aparezca un líder que tenga un poder de convocatoria tan grande que pueda hacer el contrapeso a los medios enmermelados y lograr mover a los colombianos. Ejemplo nos dan los mexicanos que con su tragedia de los 43 estudiantes asesinados y desaparecidos están haciendo temblar el país.

Quedarse en la espuma es lo más fácil. Y al quedarnos en la espuma nos volvemos a disipar y a perder...al fin y al cabo, el viernes vuelve a jugar la Selección Colombia.

La cuestión va mucho más alla de aplaudir la justicia indígena... mucho más allá.

La frase de Johan con que inicio el artículo es muy clara: "las verdaderas columnas de una sociedad son la verdad y la libertad." Este gobierno desde que inició (su primer mandato) tumbó la primera columna...y enla mesa de Cuba está tumbando la segunda... y nosotros aquí,  de chevere, bien gracias.

"No me crean tan aguacate"