sábado, 23 de agosto de 2014

QUIEREN ATEMORIZARNOS

"Es bueno para los hombres creer en las ideas y morir por ellas."


QUIEREN ATEMORIZARNOS, CONFUNDIRNOS Y DOMINARNOS... y lo están logrando.

Muchos colombianos de bien. De aquellos que nos duele la Patria. De aquellos que no permanecemos indiferentes ante la situación de podredumbre, miseria y humillación que nos lleva este gobierno; sentimos dolor, ira, impotencia... los mismos sentimientos de nuestros policías y soldados combatientes al ver como sus generales fueron a humillarse en Cuba.


No presté servicio militar. Desafortunadamente fue así. Pero mis combatientes me duelen hasta la más íntima de las fibras. Combatientes mis soldados y policías. Porque los guerrilleros no son combatientes, son cobardes asesinos, solo un personaje detestable, como Piedad Cordoba pudo trinar ésto:


A esta señora le faltan dos tornillos como mínimo. Comprueba con este trino que a los chavistas se les raya el coco. Maduro veía a Chavez como pajarito y esta ignorante lo ve en el cielo. Háganme el ijuemadre favor, una vieja de éstas hablando de Cielo. DESCARADA. Y más decir que un asesino que llevó a su país a la ruina, esté en el Cielo. Chavez como sus camaradas guerrilleros están batiendo pailas de aceite hirviendo en el infierno.... no lo duden ni un poquito.
La humillación a nuestras Fuerzas Militares por parte del presidente al llevar a unos generales mediocres a sentarse en La Habana es una afrenta muy grande a instituciones tan gloriosas como el Ejercito y la Policía. Se dice que fueron recibidos con el himno de las farc. Santos es un traidor. De eso ya no nos cabe la menor duda. Traicionó al Dr. Uribe y a nueve millones de colombianos que votamos para su primer mandato. Pero estos generales que le dan la espalda a sus soldados, estos generales que se van a estrechar la mano de los verdugos de sus muchachos, son peores que Juan Manuel; son peores que Judas. Que deshonor para las Instituciones, para sus familias y para la patria. Por treinta monedas de plata (o la dosis de mermelada que corresponda) se fueron a seguirle el juego a Santos y a los delincuentes de las farc.

QUIEREN ATEMORIZARNOS, CONFUNDIRNOS Y DOMINARNOS... y lo están logrando. Es indudable que la campaña mediática que hace Santos a través de RCN Y Caracol por su famosa paz, tiene confundido e ilusionado a una gran cantidad de colombianos. La gente le está creyendo...Y MUCHO. Y no solo son los mas ignorantes, hay gente muy preparada que le cree. Santos es un viejo zorro que convence a punta de labia, mermelada y plomo... Posiblemente a muchos de los que convence los tiene callados y sumisos con sus amigotes armados de las farc.

Atemorizados ya hay muchos. Muchos de los que hablaban directamente en contra de este gobierno y su alianza con el mal. Se han callado por temor a su integridad física. Y no los censuro.  Los comprendo y desde estas lineas mi gratitud por el tiempo que hablaron y mi solidaridad por el silencio que hoy guardan. Respeto su decisión de callarse. No la comparto. No me callaré, seguramente tarde o temprano me callarán.  Aunque creo que de pronto para esta parranda de delincuentes, unos de camuflado y otros de cuello blanco, tal vez yo ni exista. Pero si llegare a existir y esta columna causara un tris de roncha y  se les amargara su vida un poquito, pues maravilloso, porque seguiré acá. Amo tanto a mi patria, amo tanto a mis fuerzas militares que, en mi concepto, si me quedo callado le seguiré el juego a esta parranda de criminales. Así que a todos aquellos que se han manifestado pública y privadamente para que le baje la intensidad a mis columnas y piense más en mi integridad les digo que no lo haré. Dios y yo, mayoría absoluta. Preocuparme de lo que me pueda pasar es un sin sentido, porque preocupándome no lograre nada.Quedándome callado, tampoco. Posiblemente escribiendo sin tapujos, menos. Pero podré decir que lo di todo. Que no me guardé nada.

Santos se está saliendo con la suya. Y el país o se asustó o le comió cuento. La frase de Anguihl con que inicio el artículo de hoy lo dice todo. "Es bueno para los hombres creer en las ideas  y morir por ellas. Quedarme callado y desde primera fila seguir viendo este circo... no gracias... NO ME CREAN TAN AGUACATE