domingo, 15 de junio de 2014

Y entonces... ¿nos vamos a poner a llorar?

"Pues estoy seguro que ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni lo futuro ni las potestades ni la altura ni la profundidad ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro."

Los resultados que obtuvimos no fueron los que esperábamos. El país decidió seguir el proceso de paz del presidente Santos. Proceso que muchos de los que me leen, al igual que yo,  no lo vemos claro, transparente ni real. Pero que muchos compatriotas quizás por ignorancia, por ingenuidad o porque sus conciencias fueron fácilmente comprables decidieron apostarle a esa idea.

No vendrán  tiempos fáciles (cómo si los que estuviéramos viviendo, lo fueran). Pero tenemos dos opciones ahora que la espuma de los acontecimientos ha bajado: Una opción es echar madrazos, protestar, no entender cómo Colombia decide tan mal, rumiar nuestra amargura y quedarnos ahí. La otra opción es ver 
¿dónde estamos? 
¿cómo estamos?
¿hacia dónde vamos?
¿cómo llegaremos a donde queremos ir?
Me permito entonces, desarrollar esta segunda opción con Ustedes, porque es que yo considero que ponernos a llorar, a despotricar y a darnos por vencidos no puede ser la alternativa. Así que este será un mensaje que nos invite a llenarnos de valor, de perseverancia,de optimismo... porque lamentarnos, autocompadecernos y pelear con los miles de mamertos que desde ya se están burlando de nosotros, considero que ninguna de esas actitudes es la solución. Entonces, procedamos y veamos esa segunda opción parte por parte:

¿Dónde estamos? Estamos ocupando como Centro Democrático la fuerza política más grande del país. El presidente Santos gana la reelección con una colación de cuatros partidos (La U, Partido Liberal, Cambio Radical y Polo Democrático) y con apoyos parciales de algunos Conservadores y de integrantes de la Alianza Verde. Esa coalición se enfrenta al Centro Democrático que cuenta con el apoyo de un porcentaje menor pero importante del Conservatismo. Y la diferencia entre esa coalición y nosotros no supera el millón de votos.

¿Cómo  estamos? Muy bien. Los que son negativos  y pesimistas que se vayan bajando. Miren lo que hemos consolidado. Un partido nuevo sin vicios políticos de la vieja clase dirigente. Un partido de todos nosotros. Hemos consolidado una red política que no se había visto nunca antes. Miren cifras concretas y perdonen que ponga mi caso personal. Llevo cuatro años metido en este cuento; el cuento de hacer política en las redes y en esos cuatro años tengo amigos uribistas desde Miami hasta Popayán (eso en face, 380 amigos) y en Twitter me siguen 560 personas y yo sigo a 300. Es decir, mal contados porque redondeé cifras son 1240 personas en mi red. Y si ustedes proyectan cada una de esas 1240 personas. muchas de ellas tendrán redes mayores que la mía. El estar todos conectados en la red no solo somos una fuerza que se respeta sino que se mueve sincronizada. Eso como red. Como partido tenemos 20 curules en el Senado lideradas por el político más grande que ha sacado el país: el Dr. Álvaro Uribe Vélez.

¿Hacia dónde vamos? Hacia elfrente. Hacia atrás ni  para tomar impulso. Vamos a constituirnos en la fuerza política que hará auditorías desde el Senado y desde cada rincón del país a todo el actuar  y proceder de Santos y sus secuaces de las farc y ahora del eln. Seremos la piedra en el zapato para sus ideales comunistoides en el país. En Venezuela, el castrochavizmo surgió porque los cogieron con los pantalones abajo. Acá no pasará lo mismo porque ya estamos prevenidos viendo lo que sufren nuestros hermanos venezolanos. Porque acá estamos estructurados en una ideología de amor a nuestra patria y a nuestras fuerzas militares. Acá no pasará lo mismo porque nuestras fuerzas armadas no están doblegadas al gobierno como lo están en Venezuela.  Acá no pasará lo mismo porque somos muchos más los buenos que estamos reaccionando.. y si hay que armarse, pues hasta la vida misma por nuestra patria. Acá no pasará lo mismo porque como lo decía en el texto de San Pablo con que empecé este artículo: "NADA NOS PODRÁ SEPARAR DEL AMOR DE DIOS." No importa que muchos de mis contactos no sean católicos. Hay muchos cristianos, protestantes, ateos... pero son personas que aman esta Patria; y esta bella Patria es profundamente amada por el amor misericordioso de Dios que solos no nos dejará.

¿Cómo llegaremos a dónde queremos ir? Con menos apasionamientos y más organización. En Febrero 04 de 2008 con menos conocimiento de redes y menos facilidades se hizo una marcha donde los colombianos protestamos contra las farc. Esa marcha fue un gesto enorme, maravilloso, pero se quedó aislado porque no existía una estructura como la que tenemos ahora. Existen muchos grupos en facebook, variedad de tendencias en twitter que podemos llegar a consolidar como una sola fuerza... es solo cuestión de ganas y de organización. Seguramente en los próximos días recibiremos instrucciones del Dr. Uribe y del Dr. Zuluaga.

Por estas cuatro razones, mi columna no puede ser hoy un artículo derrotista. Nos tumbaron a la lona, pero yo ya me levanté. Vamos a ver quién más se levanta. Vamos a ver cuántos realmente somos los que vamos a luchar por la dignidad de nuestra patria, la defensa de nuestros valores y el respaldo radical a nuestros militares y policías. Santos nos tumbó pero esta es una pelea a quince rounds y hasta ahora vamos en e lprimer round, nos tumbó pero no nos quedamos tendidos en el piso.

Somos ganadores.  Somos la primera fuerza política del país. Sin medios. Sin mermelada. Con mano firme y un corazón grande.

Dr. Álvaro Uribe, muchas gracias por ser el Gran Colombiano, por constituirse en la figura más importante y más influyente en el ambiente político nacional.

Dr Óscar Iván Zuluaga, muchas gracias por haber liderado ese barco que buscaba llegar a reestructurar las cosas y devolvernos la dignidad. No lo logramos, pero estuvimos cerca, gracias a su liderazgo, transparencia y amor a la Patria.

Muchas gracias a los que me leen, a los que me siguen y  a los que sigo. Gracias a esa red de ciudadanos que estamos unidos; no dejaremos ganar al socialismo cubano y pese a los resultados de hoy.. mantenemos nuestra cabeza en alto porque votamos a conciencia sin haber esperado nada de nadie.

Así que creernos derrotados y ponernos a llorar por los resultados no es una opción. Acá vamos a ver quienes somos los que estamos metidos en el  cuento y quienes eran solo espuma. Sentarnos a ver que pasa y no hacer nada... Señores, esa opción no existe... NO ME CREAN TAN AGUACATE

Durante los 21 días entre primera y segunda vuelta..esta columna salió diariamente. Volveremos a nuestra frecuencia de una vez por semana.