viernes, 16 de mayo de 2014

TENEMOS QUE LOGRARLO

Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas.
Paulo Coelho

Las garantías que tienen aquellos que gobiernan es que cuentan con la pasividad,docilidad, apatía, ignorancia e indiferencia del pueblo que gobiernan. Esta es una característica presente en muchos gobiernos a lo largo de la historia. Los políticos saben que a través de pan y circo tienen contentos a sus electores (desde la antigua Roma estamos así).

Este es un fenómeno real y muy presente en Latino América y puntualmente en Colombia. Para escribir este artículo, evoque la imagen de la película de Disney; El Rey León... cuando Mufasa, el papá de Simba (el Rey León) mirando la pradera le dice: "Todo lo que miras algún día sera tuyo".

Este artículo lo inspiró una charla muy corta, pero no por eso, poco profunda, con mi nueva amiga Uribista, Elizabeth López Lozano. En esa charla hablábamos de la clase dirigente de Colombia a lo largo de los años de historia del país. Y ella me destacaba como ha habido 39 presidentes del país entre padres, hijos, sobrinos, nietos y bisnietos. Y así a vuelo de pájaro vemos los López, los Pastrana, los Gómez, los Lleras, los Santos (ay Dios)...en fin. Y hoy vemos los delfines de políticos como protagonistas de nuestro día a día,entre ellos: Simón Gaviria, Juan Manuel Galán, Carlos Fernando Galán, Rodrigo Lara, Horacio Serpa... y viéndolos a ellos, pienso... Hombre, antes no estamos peor con estos tipos dirigiéndonos. Que lejos están ellos de quienes fueron sus padres o abuelos. Me imagino (haciendo el paralelo con la película) a César Gaviria, en el Palacio de Nariño,  cogiendo a Simón Gaviria (quién era un niño, cuando su padre fue presidente) diciéndole: Ve Simoncito, algún día todo ésto será tuyo... Así fue y así pasó.

Además otro componente que se ha presentado en la historia de la  política colombiana ha sido la intervención de dineros ilícitos, de narcotraficantes presentes en las esferas de la "democracia". Antes eran los Escobar, los Rodriguez Gacha, los Rodriguez Orejuela (recordados 8000 veces por Ernesto Samper).. ahora son: Los  Comba, los JJ Rendón, etc. Personajes oscuros que hacen más oscuro el escenario de poder político en el país. La alianza entre política y narcotráfico es una alianza presente ya durante muchos años entre nosotros. La misma clase política enriqueciéndose cada vez más y el pueblo cada vez mas pobre y limitado. Quino representaba esta idea asi:

Estamos en un momento coyuntural importante, de por si histórico. Las elecciones del próximo 25 de Mayo nos darán la oportunidad de escoger una persona que nos permita sacudirnos de este lastre de tantos años. Óscar Iván Zuluaga, un hombre de provincia, preparado, como el que más, sin las componendas y vicios políticos de antaño; es el tipo a elegir. 

Nosotros TENEMOS QUE LOGRARLO (cómo dice el título de este artículo). Nosotros debemos ser contundentes en las urnas. No podemos quedarnos en casa. Miren a Bogotá y el esperpento de alcalde que tenemos... nuestra pasividad, apatía, ignorancia e indiferencia subieron a un tipo que se burla de la justicia y que terminará su mandato hundiendo cada vez más la ciudad. Nos estamos jugando algo más que el simple pellejo, estamos jugando el pellejo de nuestras generaciones futuras. No juguemos con ellos. No podemos dejarle a nuestros niños y jóvenes la oportunidad de que el Castrochavismo representado por Santos y sus secuaces de las farc en Cuba, conviertan este paraíso hermoso que se llama Colombia en el lodazal que son hoy, políticamente hablando , Cuba y Venezuela.

Las cartas están sobre la mesa. Cuatro jugadores en ella. De un lado Santos y las farc (que hoy usan a niños en Tumaco como niños bombas) DESGRACIADOS. MIL VECES MALDITOS. Del otro lado Óscar Iván Zuluaga y nosotros los colombianos de bien. Es la oportunidad de hacerle eco a la frase de Paulo Coelho, con que inicie este artículo, tenemos el potencial de cambiar las cosas... tenemos el potencial de impedir que el comunismo llegue y destruya nuestra bella Colombia.

Nuestra pasividad permite atrocidades como la de estos niños bomba en Tumaco. El presidente no suspenderá los diálogos porque esos niños como los civiles, policías  y militares de a píe, que a diario mueren por la guerrilla, no son importantes. 

Entonces, ¿quién será importante para nuestro presidente?... NO ME CREAN TAN AGUACATE