lunes, 3 de marzo de 2014

VOTARE POR EL CENTRO DEMOCRÁTICO

Entramos a la recta final.

Última semana antes de las elecciones del próximo 9 de marzo y el panorama que se ve no es claro, no es halagador, da susto.

La maquinaria política del Estado está marchando excelentemente. La compra de votos y la cantidad de buses que van a llegar a diferentes puestos de votación se empezarán a ver.
El anuncio del Gobierno que va a contar con Unasur como garante del proceso electoral asusta aún más.

La realidad del país es totalmente diferente a la que se vivía hace cuatro años. La seguridad democrática del Dr. Álvaro Uribe Vélez garantizaba el libre transito por las carreteras del país, un ejercito, policía y fuerzas militares en general, fortalecidas, una guerrilla como las farc acorralada y disminuida y una guerrilla como el eln casi acabada. Una imagen enormemente positiva ante el mundo. Siendo una democracia fortalecida rodeada de repúblicas castrochavistas que le hacían caso al loco criminal del Hugo Chavez. Se respiraba tranquilidad antes de las elecciones del 2010.

Este año, vemos cosas muy diferentes. No podemos circular por las carreteras del país. Las fuerzas militares y policías toca verlas desde dos puntos de vista; los altos mandos, enmermelados y la tropa en sí desmotivada,sola y abandonada por el manoseo de este gobierno,convirtiéndose en carne de cañón de los ataques guerrilleros que cada vez son más y mas despiadados; unas farc fortalecidas y mandando desde Cuba y un eln resucitado y con ganas de manosear al gobierno también. Hoy la imagen que damos al mundo es un país cobarde que está sentado en Cuba (no habían podido escoger un sitio peor),que se volvió  a plagar de guerrilla, aliado ahora de aquellos gobiernos tan macabros como Venezuela (si con Chavez estaban mal, con Maduro es el acabose total). Somos otro país totalmente diferente.

Durante cuatro años, Juan Manuel Santos fue capaz de construir todo este caos. Con la complicidad y maldad de un congreso enmermelado que le siguió la corriente en todo. (imposible que no, si a cada senador le dio un aumento salarial de más de $8.000.000). Santos hizo y deshizo lo que se le dio la gana. El congreso no solo se lo permitió sino que participó también en esa barbarie.

El próximo cuatrienio de Santos ASUSTA. El país sería entregado al castrochavismo y seríamos algo peor de lo que hoy es Venezuela. Por una razón básica,Venezuela no tenía guerrilla, nosotros si estamos invadidos por esa plaga hace más de 50 años.

Por eso, de primera instancia, debemos asegurar que el próximo congreso no vaya a ser tan fácilmente corruptible, tan fácilmente comprado. La presencia del Dr. Uribe y su equipo de Centro Democrático, con la certeza de que el partido conservador tampoco seguirá el juego de Santos nos podrán dar la tranquilidad de que el país no será tan fácilmente entregado a la guerrilla. Debemos asegurar que el Congreso se vaya limpiando de los Roy, los Gerlein, los Velasco, los Gaviria y otra mano de sinvergüenzas.

El segundo paso, y más importante que el primero es votar en las elecciones presidenciales por todo aquello que no se llame Santos (YO, obviamente votaré por el Centro Democrático; Carlos Holmes me da la tranquilidad y fuerza que no me da Oscar Iván Zuluaga). Debemos con nuestro derecho y nuestro deber democrático asegurar por lo menos que Santos no gane en una primera vuelta. Y en la segunda vuelta apoyar a quien se enfrente a él, sea del color y del partido que sea.

Una cosa más. NO VOTAR EN BLANCO. El voto en blanco tiene validez cuando supera al 50% del total del escrutinio. Aquí, no tenemos las garantías de que eso llegue a suceder.

En conclusión. Votare por el Centro Democrático, asegurando que el Dr. Uribe esté en el Congreso durante los próximos cuatro años. Y esperando que Oscar Iván Zuluaga llegue a la Casa de Nariño a poner al país otra vez en orden.

Si no es Oscar Iván Zuluaga. cualquiera sirve, cualquiera diferente a Santos.

Porque otro gobierno de Santos... mejor dicho...NO ME CREAN TAN AGUACATE de aguantármelo