viernes, 21 de febrero de 2014

PIENSA MAL Y ACERTARÁS

Fue la frase con que me recibió mi primer jefe en mi vida laboral, cuando fui contratado como gerente de un restaurante. Se refería a que no podía confiarme de las noticias que me llegaran. Siempre debería guardar mi reserva y ser escéptico ante todas las "verdades" que me llegaran.

Profesionalmente la he aplicado con algunos buenos resultados, otros no tan buenos. Pero hoy esa frase si que la he recordado:

PIENSA MAL Y ACERTARÁS

Las diferentes noticias que han llegado sobre nuestros generales del ejercito (y ahora de la policía) me hacen dudar. Puede haber algo de realidad pero para mi existen enormes dudas, El sobrino del presidente, es un buen chico para su tío, se ha encargado de manchar el nombre de nuestro ejercito para que nuestros generales salgan por la puerta de atrás, destituidos, difamados y odiados.

Yo no seguiré este juego. Considero que la revista Semana hace parte de la maquinaria maquiavélica de este gobierno. Maquinaria que estoy convencido no la maneja Santos... sus verdaderos operarios están en Cuba y Venezuela.

La terrible crisis de Venezuela es para alarmarse. La gente de bien quedó atrapada por delincuentes de rojo guiados por su presidente Maduro. Todo un proceso que empezó por la idea demoníaca de Chavez y que se convirtió en un baño de sangre guiado por su presidente de dos pesos. Esa terrible crisis empezó hace años y los venezolanos no pusieron mucho cuidado. El enemigo creció y se convirtió en este terrible monstruo.  Eso está pasando hoy en Colombia. La gran mayoría de los colombianos están de espectadores del dialogo que se hace en Cuba. Llevan dos temas tratados y no sabemos nada... El país está siendo entregado por Santos en Cuba. Nunca sabremos con detalle que se está negociando y cuando querramos reaccionar estaremos tan indefensos como lo está hoy el pueblo venezolano.

El castrochavismo es letal. No da rodeos. Esos tipos saben para donde van y Santos será traicionado (y posiblemente eliminado) por ellos cuando ellos logren su objetivo. Así como están metidos en Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Argentina...así estarán en Colombia.

Toda la barrida de militares es consecuencia de una orden de La Habana. Nos queda la ilusión (ojalá no muy tardía) que uno de los militares se emberraque, lidere a los otros militares y logre tumbar este gobierno complaciente.(Cuánto anhelo un golpe militar) Si no es así, la estrategia de la mermelada, de las casas y demás favores y de la política falsa de Santos asegurará la reelección de este nefasto personaje

Sigo creyendo y respaldando a mi Ejercito Nacional, a mis Fuerzas Armadas, sigo convencido que este gobierno de Santos con su alianza guerrillera y castrochavista nos hundirá y sigo muy convencido de que tendremos que ORAR MUCHO MÁS para que el Dios dela Vida libre a Venezuela de la tragedia que está viviendo y a nosotros nos cubra para que no nos vaya a destruir.