domingo, 10 de agosto de 2014

¿A CAMBIO DE?

"No existe tiranía peor que la ejercida a la sombra de las leyes y con apariencias de justicia."

Han pasado tres días de la posesión presidencial de Juan Manuel Santos. Escuché su discurso. Por salud mental y espiritual no lo vi por televisión. Y quedan muchas conclusiones que se sacan no solo del discurso, de los invitados al circo, sino también de las consecuencias que se ven venir con este segundo mandato presidencial.

La  primera conclusión que sale a la palestra es que definitivamente el país está polarizado, como en los vergonzosos tiempos en que Ernesto Samper estuvo de presidente. Cuando se hizo evidente todo el andamiaje y la realidad del proceso 8000. Semejante escándalo no tumbó a Samper. El se aguantó cuatro años. No gobernó. El país se estancó, se perdieron las relaciones internacionales con Estados Unidos, duélale a quien le duela, nuestro primer aliado comercial, financiero y militar. Sucedió de todo, pero no sucedió nada. Muchos colombianos, obtusamente, creían en Samper y defendían la idea que el elefante entró a espaldas de él. Estamos en una polarización peor que en ese entonces. Sorpresivamente, me di cuenta que hay mucha gente, algunos de ellos muy estudiados y de muy buenas costumbres, que se comieron enterito el cuento de la paz de Santos, y que ven en tipos como yo, a alguien sumamente peligroso por su concepción guerrerista y militar de acabar a las farc a punta de plomo. Mis dos últimos artículos: LEVANTARLOS A PLOMO y La posesión del mal; causaron mella en muchos amigos,familiares y allegados... dónde a través de facebook y twitter (@hernandoanzola) me llamaban a reconsiderar mi espíritu beligerante y, según ellos, lleno de rencor.

La segunda conclusión que surge es que el presidente tenía razón cuando anunció, de manera desafiante:"a quien no le guste la mermelada que se mande vacunar contra la diabetes" (¿alguien le habrá dicho que contra la diabetes no hay vacuna?)porque iba a haber mas mermelada. Y ZAZ, como diría El Chavo, mermelada al por mayor,nos vamos a empalagar con todo el despilfarro, el mal uso de los recursos del Estado y el pago de favores por los votos conseguidos. ¿O es que no se dieron cuenta la tarima y la alfombra roja de la posesión? Un dinerito bastante grande, yo me imagino que con el gasto de la posesión se hacen dos o tres de las casas gratis que da el Gobierno. Ese circo de la posesión se completó con los invitados que estuvieron, se nos salió el folclor, trajeron a la famosa Doña Mechas, a jeques árabes, a la belleza de expresidentes Samper y Gaviria (válgame Dios) y todos los senadores enmermelados: los Gerlein, los Bennedetti (que se la pasa jugando tetris), los Roy (que amenazan con su desprecio; cómo si a mí o a cualquier persona de bien me traumatizara que me desprecie un pizco de esta calaña). Hasta apareció Piedad Cordoba (¿sería que fue en representación del camarada timochenko y sus secuaces?).

La tercera conclusión que surge es que en las elecciones legislativas; YO VOTÉ BIEN. La decisión del Centro Democrático. Es una decisión decente, coherente, lógica y ejemplarizante. Hombre, si yo no concuerdo con las ideas del vecino, ¿a que voy a ir a las fiestas que el haga? Y la no asistencia de la bancada del Centro Democrático en la posesión. Oigan bien, NO ES UN ACTO DE GUERRA. NO ES UN DESAFÍO A LA PAZ. Es el cumplimiento de la voluntad del pueblo que votó por ellos. Sería deplorable que las ideas y los principios se dejaran a un lado por un plato de mermelada  o por conveniencias políticas y sociales.

La cuarta conclusión se relaciona con el discurso del presidente y con toda su ceremonia. La presencia del animador de televisión Calero como maestro de ceremonias me hizo pensar que estábamos en un programa concurso. Y no me equivoqué. El discurso presidencial se estructuró sobre una base de metas prometidas por Santos en su primer mandato y una serie de promesas veintejulieras que eran interrumpidas por el aplauso de los presentes. Yo me imagino a varios tipos (fuera de cámaras) con avisos bien grandes que decían APLAUSOS, saliendo constantemente para que los invitados aplaudieran.

La quinta conclusión es que la paz de Santos está, para alegría de muchos de sus seguidores, y terror de sus opositores, a muy pocos pasos de conseguirse. Ya, el bandido de timochenko sacó un comunicado palabras mas, palabras menos respaldando lo dicho por Santos. Pero los ataques guerrilleros no han cesado, ni cesarán. Porque la idea es convencer a los colombianos a punta de labia (discursos politiqueros), a punta de mermelada (casas, tamales, tejas, puestos públicos) o a punta de miedo (ataques guerrilleros).

Santos ya nos mostró con su reelección fraudulenta, que la hace ilegítima, que es un tipo que se sale con la suya pasando por encima de quien sea (recuerden que el persigue a todo lo que le huela a Uribe...Andres Felipe Arias, Luis Alfredo Ramos, Maria del Pilar Hurtado, etc). La alianza de Cuba,Venezuela y las farc y ahora como nuevo aliado un agresivo eln, tienen en Santos el títere que les va a conceder el poder. Ya la Corte dio el visto bueno a que estos delincuentes, los terroristas que han atentado y asesinado a tantos colombianos puedan aspirar a cargos públicos que seguramente obtendrán.

No soy guerrerista,soy un tipo común y corriente, un colombiano de a pie que sufre cada vez que hay un militar o un policía asesinado. No creo en la voluntad de paz de las farc y no puedo creer en la  buena voluntad de un tipo como Santos que sube a su primer gobierno engañando a nueve millones de personas que pensamos seguiría los principios Uribistas de seguridad ciudadana y que los traicionó sin ningún asomo de vergüenza; no creo en la voluntad de paz de Santos porque sus mejores amigos (dentro y fuera del país) son asesinos, corruptos y delincuentes de cuello blanco.

Por el bien de mi país, por el bien de mis fuerzas militares y policiales desearía ser yo el equivocado. Pero no lo soy. Al país no lo están feriando. A Colombia ya la entregaron a los delincuentes de las farc, del eln y a la mano asquerosa y sucia de los  regímenes  cubano y venezolano.

Se logrará la paz de Santos... posiblemente si... pero ¿A CAMBIO DE QUE? A cambio de nuestra dignidad, nuestra honra y nuestra libertad.

Seguiré siendo el guerrerista, enemigo de la paz, desde este rincón, desde estas líneas... Este proceso de paz es servir la peor de las inmundicias y venenos en vajilla y cristalería fina. No importa lo que aparenta ser, no importa como se sirva, sigue siendo inmundicia y veneno.

La frase de Montesquieu con que inicio el artículo lo dice todo.
 A los colombianos los están tramando con palomitas y mariposas de colores...y los colombianos están cayendo en la trampa... NO ME CREAN TAN AGUACATE